Como parte del compromiso asumido ante el Gobierno, las terminales multiplicaron los contactos con sus casas matrices para procurar la venta de repuestos nacionales. La idea es exportar autopartes de los mismos vehículos fabricados a nivel local.

Las terminales automotrices intensificaron los contactos con sus casas matrices para que incrementen la compra de repuestos argentinos, y consecuentemente, se eleven las exportaciones locales.

Fuentes del sector señalaron a este diario que existen varias gestiones paralelas con las casas matrices, en especial, para la inserción mayor de autopartes en Brasil. “La idea es principalmente con Brasil, que también compren los repuestos de los autos que les exportamos”, apuntaron.

Un caso testigo es la óptica de los vehículos, donde existen planes de exportación a una decena de países, entre ellos Brasil, Chile, Colombia y México. De todos modos, las compañías nucleadas en la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa) son concientes de que “los mercados pueden estar disponibles pero habrá que invertir más en el desarrollo de los proveedores. El problema no es nuestra demanda sino la oferta de las piezas nacionales”.

En esta dirección evaluaron que los autopartistas “prefieren en muchos casos vender localmente en Warnes porque no tienen que ampliar su capacidad instalada”.

En Adefa defienden el hecho de que sus asociados realizan hasta el 20% de sus inversiones en el funcionamiento de los proveedores y que “esto ya representa un nivel significativo”.

El plan para la exportación de un mayor volumen de repuestos se concentra en los vehículos utilitarios que son los que exporta la Argentina. “Hoy Brasil importa de China en muchos casos y eso se puede ir sustituyendo gradualmente”, dijeron.

Contactos. Asimismo, en el marco del plan para sustituir importaciones en los sectores de la fundición y la forja, las terminales solicitarán a poderosas firmas como Metalúrgica Tandil y Matricería Austral que trabajen en proyectos de producción que luego será comprada, según informaron en el mercado.

Las fuentes sectoriales señalaron que la idea es recuperar un segmento donde no existen más de 50 pymes situadas en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba.

Uno de los fines es lograr la producción de bloques de motores en un año. Para diseñar los planes de trabajo, las fábricas de automóviles están en contacto con la Cámara del Forjado de la República Argentina y la Cámara de Industriales Fundidores.

Fuente: Buenos Aires Económico (18/10/2010).