Se producirían 685.000 unidades, con lo cual superará el récord del 2008, estimó Ecolatina, que atribuyó la expansión al repunte de exportaciones principalmente destinadas a Brasil y de la demanda interna dado que la gente ve los autos como “un refugio de valor” ante la inflación

“Luego de la fuerte caída en 2009, la industria automotriz ha logrado recuperarse de manera extraordinaria. En lo que va del año la producción alcanzó cerca de 440.000 unidades, lo que equivale a un incremento de 50 por ciento con respecto al mismo período de 2009. Estos valores superan en 7,5 por ciento a los registrados en 2008, año récord de fabricación en el país”, detalló.

La consultora analizó que “la recuperación de la demanda local se debe a que, con expectativas cambiarias estables y ante la falta de alternativas de inversión, los consumidores ven los autos como una reserva de valor ante la inflación. Además, la mejora en la confianza y los planes de financiamiento también contribuyen”.

Al respecto, precisó que en los últimos ocho meses se patentaron 450.000 vehículos, un 22 por ciento más que el año pasado y en línea con las cifras de 2008.

El informe destacó que la mayor parte de la recuperación responde a la demanda externa, fundamentalmente a Brasil.

Según indicó, se exportaron en ocho meses 267.000 unidades, de las cuales 230.000 tuvieron como destino al principal socio del Mercosur.

En este sentido, evaluó que la apreciación del Real es “clave y amortigua el efecto negativo de la inflación”.

“A los fabricantes nacionales les resulta más rentable exportar que vender en el mercado interno. Esto se debe a que, medidos en dólares, los mismos modelos cuestan en las concesionarias brasileñas entre 25 y 50 por ciento más que en la Argentina”, razonó.

Así, la mitad de la producción automotriz local se destina al vecino país, explicando 85 por ciento de los ingresos por exportaciones del sector.

Ecolatina subrayó que la dependencia del mercado brasileño fue en ascenso, al compás del crecimiento de la demanda interna de automóviles en aquél país y de la ganancia cambiaria derivada de la apreciación del Real.

El estudio planteó que las favorables condiciones permitieron que el intercambio bilateral del complejo automotriz pase de registrar un elevado déficit en 2008 a un importante superávit para la Argentina.

Y, señaló que Argentina presenta “un desbalance sostenido en autopartes que, de cara al favorable contexto y a los incentivos de una política industrial común, debería equilibrarse”.

Fuente: DyN (06/09/2010).