El menor crecimiento económico del gigante asiático podría frenar el resurgimiento de las exportaciones germanas

El resurgimiento de la economía de exportación de Alemania le está generando un nuevo temor a las autoridades del país: una creciente dependencia de China.

La economía alemana se expandió a una tasa anual de 9% en el segundo trimestre, su ritmo más sólido en más de 25 años. Ese crecimiento fue impulsado por la demanda de exportaciones alemanas, en especial por parte de China.

Ahora, sin embargo, cuando se prevé que China apriete el freno sobre su expansión de dos dígitos en los próximos meses, muchos economistas afirman que la desaceleración tendrá un efecto de grandes proporciones sobre Alemania.

“Veo el crecimiento chino con muchas sentimientos mezclados”, dice Ralph Wiechers, economista jefe de la federación alemana de ingeniería VDMA. “Por un lado, es claro que hoy China es más importante que nunca para las empresas alemanas. Pero como empresario, uno siempre desea que su crecimiento sea generalizado”.

El aumento de las exportaciones alemanas a China ¿55% en los primeros cinco meses del año, o alrededor de seis veces la tasa de crecimiento de las exportaciones a la zona euro¿ ha sido el principal motor de la recuperación de muchos fabricantes alemanes, como los de maquinaria textil, compresores y herramientas mecánicas.

Para los fabricantes alemanes de maquinaria ¿un pilar de la economía del país¿ el año pasado China superó a Estados Unidos como el mayor mercado para sus exportaciones, recibiendo cerca de 10,2% del total, comparado con 7,2% para EE.UU.

Durante los primeros cinco meses del año, la proporción de la producción de maquinaria alemana dirigida hacia China creció a 11,1%. En la economía alemana en general, China representa alrededor de 5% de sus exportaciones, la mitad del volumen que se envía a Francia, el mayor mercado individual de exportación para Alemania, y una pequeña fracción de las exportaciones a la zona euro en conjunto.

Sin embargo, es improbable que el predominio de China como impulsor del crecimiento alemán cambie pronto, cuando gran parte de Europa está estancada y las perspectivas en EE.UU. son inciertas. El crecimiento de China se desaceleró en el segundo trimestre de 11,9% en los primeros tres meses del año, a 10,3%, y los economistas predicen un mayor enfriamiento en momentos en que el gobierno restringe los préstamos bancarios en un intento por evitar que la economía se sobrecaliente.

Aunque la industria alemana en general se ha beneficiado de las exportaciones a China, la industria insignia del país ¿la automotriz¿ es la que más ha salido ganando. Entre las automotrices de lujo de Alemania ¿BMW AG, Mercedes Benz de Daimler AG y Audi de Volkswagen AG¿ las ventas individuales a China aumentaron entre 63% y 132% en lo que va del año.

Este crecimiento ha alimentado un aumento de las ganancias, lo que impulsó los márgenes operativos a niveles récord a pesar de ventas débiles en su mercado local en Europa y un crecimiento disparejo en EE.UU.

Detrás de la buena racha hay una mezcla de factores. Los conductores chinos de autos de lujo se inclinan por vehículos más costosos y lujosos con motores mucho más grandes y características extra que ese tipo de compradores en los tres mercados más maduros de las automotrices.

La caída de cerca de 15% del euro frente al dólar y el yuan chino en el primer semestre dio otro impulso a los márgenes de ganancias sobre los autos importados de Alemania y otros lugares. Como consecuencia, los analistas estiman que las automotrices alemanas, en particular BMW y Mercedes, podrían haber obtenido hasta 30.000 euros (US$38.022) de ganancia por auto exportado y vendido en China. Eso es casi 10 veces la cifra que suelen obtener las automotrices en Europa.

En BMW, la rentabilidad china podría haber contribuido hasta 90% de los 1.300 millones de euros que obtuvo en ganancias operativas del segundo trimestre provenientes de su segmento automotor, estima Max Warburton, de Bernstein Research en Londres.

La situación preocupa a algunos economistas e industrialistas que temen que la industria automotriz alemana se esté volviendo demasiado dependiente del crecimiento chino y que este tipo de exposición es un presagio para otros sectores de la economía de exportación alemana.

“Me temo que habrá reveses a medida que el mercado automotor chino avanza”, advierte Warburton

Fuente:Portfolio.com.co (30/08/2010).

Anuncios