La expectativa en el mercado local de las motos es muy favorable de cara al final del año: en éste, los patentamientos tendrán un piso de 550.000 rodados, muy por encima de los 363.000 patentamientos que hubo el año pasado, lo que significaría un crecimiento interanual de alrededor del 51 por ciento.

Así lo adelantó a Buenos Aires Económico el director general de Asociación de Concesionarios de Automotores de Argentina (ACARA), Horacio Delorenzi, quien afirmó que “hay una importante recuperación del mercado que se combina con una mayor registración” de los vehículos.

En forma conjunta, el titular de la Cámara Industrial de Bicicletas, Rodados y Afines (Cimbra), Pedro Waisman, puntualizó que contra una producción nacional de motocicletas de menos de 200.000 en 2009, “esperamos que este año llegue a alrededor de 270.000, lo cual sería un crecimiento significativo”.

Delorenzi añadió que el universo de las motos cero kilómetro está teniendo una demanda cada vez mayor, acompañando el fenómeno de crecimiento de la industria automotriz. En tanto, Waisman indicó que para que la producción local se consolide “debemos tener un aumento del arancel externo para las motos terminadas que pase del 20 al 35 por ciento”.

En el mercado local siguen dominando las marcas tradicionales como Motomel, Honda, Güera y Zanella, que cumplen la doble función de fabricantes y vendedoras.

Las fuentes del sector evaluaron que “la situación marcha bien y hay buenas perspectivas para la venta de motos nacionales y de baja cilindrada, 110, 125 y 150”, que no superan un costo de 5.000 pesos.

Para ampliar la participación nacional, el gobierno puso en marcha un plan que busca incrementar el valor agregado local del 40% al 60% en cinco años; está dirigido a inversiones por al menos u$s1 millón, e incluye bonos fiscales y reducciones arancelarias.

La nueva normativa incluye un paquete de medidas como los certificados de importación con reducciones arancelarias; diversas líneas de financiamiento para favorecer la adquisición de insumos y bienes, y bonos fiscales para el pago de tributos e insumos.

Para el Gobierno, el apoyo al sector motopartista es clave, ya que la demanda interna ha mostrado un fuerte dinamismo en los últimos años y actualmente es abastecida en un 50% por motos importadas.

Fuente: Buenos Aires Económico (23/08/2010).