Gremios del transporte aéreo, marítimo y terrestre se declararon en estado de alerta y analizan convocar a un paro general en apoyo al sindicato de camioneros que mantiene bloqueadas las plantas siderúrgicas del grupo Techint. La declaración de los gremios del transporte fue resuelta en una reunión de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) que dirige Omar Viviani, en respaldo al reclamo del sindicato de choferes de camiones de Pablo Moyano.

Los voceros adelantaron a la agencia DyN que de no resolverse el conflicto “el miércoles lanzaremos un paro general que afectará el transporte en todo el país ”.

Nada hace prever por estas horas que pueda mermar la tensión en las cinco plantas de Siderar que están bloqueadas hace cinco días por el Sindicato de Choferes de Camiones. Más bien, la tensión podría ir in crescendo . Si no hay solución a los reclamos salariales que encabeza Pablo Moyano —el hijo de Hugo Moyano, el jefe de la CGT—, los camioneros amenazan con movilizarse mañana a las oficinas céntricas de la empresa , en el barrio de Retiro, y prometen realizar un acampe hasta que la situación se modifique.

Fuentes del sector de la construcción y la industria automotriz advirtieron ayer a Clarín que, si las medidas de fuerza no se frenan, el martes se agotaría el stock para la construcción y el miércoles para las automotrices. En situaciones normales, Siderar despacha unas 8 mil toneladas de acero por día al mercado. La Asociación Empresaria Argentina (AEA) expresó su preocupación en un comunicado.

Moyano hijo, ayer por radio, redobló la apuesta: “Una empresa que gana miles y miles de millones no puede ser que explote y contrate irregularmente a los choferes y se niegue a atender un reclamo legítimo”.

La posibilidad de que el conflicto comience a afectar la provisión de chapas, puso en estado de alerta a la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC). En un comunicado señaló que los bloqueos en San Nicolás, Ezeiza, Florencio Varela, Ensenada y Haedo pueden producir “desabastecimiento”. El viernes, en el Ministerio de Trabajo, con el ministro Carlos Tomada en la mesa de negociaciones, la empresa y el Sindicato buscaron caminos de acuerdo, pero al cabo de casi seis horas no pudieron hallar una salida y pasaron a un cuarto intermedio. No pusieron fecha para retomar las conversaciones y Moyano aseguró al salir que “los bloqueos continuarán porque no hubo acuerdo”.

El reclamo de Camioneros es para que “blanqueen a los choferes”.

Se trata, según los sindicalistas, de cinco mil trabajadores tercerizados que perciben “entre 2.000 y 2.500 pesos y que deberían cobrar entre 7.000 y 8.000 pesos”. En el Sindicato se refieren a convenio colectivo 40/89 de Camioneros.

Fuente: Clarín (22/08/2010).