El compromiso es comprar U$S 1.000 millonse más hasta fin de 2011

Cada terminal le envió esta semana su propuesta de mayor integración local. Planean subir de 25% a 35% en un año. El Gobierno busca reducir el déficit comercial

Presionadas por el Gobierno, pero particularmente por el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, las terminales automotrices presentaron entre martes y miércoles el tan prometido plan para lograr mayor integración local en el proceso productivo. El compromiso de las empresas es incrementar las compras de piezas nacionales en u$s 1.000 millones hasta diciembre de 2011, que implicaría subir 10 puntos porcentuales el nivel actual, dijeron fuentes del sector.

Actualmente, apenas el 25% de las partes que las terminales compran para fabricar los autos son íntegramente nacionales. La expectativa es llevar ese número al 35% y reducir así el profundo déficit comercial que tiene el sector, que en 2009 superó los u$s 3.200 millones.

El Gobierno está preocupado por el incremento de las importaciones y está trabajando con diversos sectores para lograr la sustitución de las compras. En este contexto, Moreno se reunió con empresarios de varios rubros, como laboratorios, alimentos y maquinaria agrícola y, fiel a sus modales, los presionó para que incrementen la producción local. En el caso automotriz, el sector se venía reuniendo con la ministra de Industria, Débora Giorgi, con quien habían trabajando al respecto, pero al último encuentro, de mediados de julio, se sumaron el ministro de Economía, Amado Boudou, y Moreno, quien recibió las propuestas de cada una de las terminales. “Se mandó con copia a Giorgi y Boudou, pero fue Moreno el que lo pidió”, dijo una fuente.

Los empresarios del sector que más tracciona el crecimiento industrial de los últimos meses, junto con la metales básicos, consideran que si bien las terminales deben hacer un gran esfuerzo para desarrollar más proveedores locales, el autopartismo también debe hacer su aporte, ya que muchas de las piezas que ellos producen tienen insumos importados. Y para que una parte sea considerada nacional debe estar fabricada en un 60% o más con insumos locales. “Si se tiene en cuenta las piezas íntegramente argentinas la integración es del 25%, pero si consideramos todo lo que las terminales compran en el país ese porcentaje se eleva al 40/45%”, señalaron las fuentes consultadas, quienes agregaron que “el Gobierno es muy estricto en considerar solamente lo 100% local”.

Las terminales mantuvieron conversaciones informales con funcionarios de la cartera industrial y, según afirmaron, hubo aceptación oficial a la propuesta. Incluso, el aumento del 10% de la integración local fue propuesto por el Gobierno.

En la propuesta, cada empresa se comprometió a incrementar las compras locales por encima de los planes que tenían previstos, pero advierten que en algunos casos es el Estado el que debe crear las condiciones, a través de mayor financiamiento, para motivar a proveedores que desarrollen autopartes en el país. Es el caso, por ejemplo, de los cinturones de seguridad, que o de los parabrisas, que casi no existen productores locales.

En otros casos, como el de neumáticos, las firmas afirman que deben importar porque las empresas están al máximo de su capacidad y que, incluso, rechazan pedidos. Aunque en este sector el problema deficitario es estructural, la apreciación real cambiaria también está fomentando las compras al exterior.

Fuente: Cronista.com (17/08/2010).