Washington, 5 ago (EFE).- El presidente estadounidense, Barack Obama, volvió a defender hoy el rescate del sector automovilístico del país y la entrega de mas de 60.000 millones de dólares a General Motors (GM) y Chrysler durante una visita hoy a una planta de montaje de Ford en Chicago.

Ante unos 1.700 trabajadores de la Planta de Montaje de Ford en Chicago, Obama afirmó que si se reconstruye con sacrificio, “en el corto plazo (ello) supondrá un nuevo inicio para un gran sector estadounidense”.

“Si podemos conseguir un sentido de propósito común, podremos ver de nuevo los mejores automóviles del mundo diseñados y construidos aquí mismo, en Chicago, en el Medio Oeste, aquí mismo en Estados Unidos”, añadió Obama.

El presidente estadounidense también aprovechó la oportunidad para recordar que muchos de sus críticos se opusieron al rescate de GM y Chrysler, cuando las dos empresas se acercaron al abismo de la liquidación en 2009, pero que ahora el sector está añadiendo empleos y generando beneficios.

Esta es la tercera visita en una semana que Obama realiza a factorías de los tres principales fabricantes estadounidenses de automóviles para defender la intervención federal en el sector, después de que la semana pasada el mandatario visitara plantas de montaje de GM y Chrysler en Detroit.

En este sentido, la elección de la Planta de Montaje de Ford en Chicago para cerrar su gira un año después del rescate de GM y Chrysler no es casualidad.

La planta, que fue creada en 1924 producirá en los próximos meses el nuevo Ford Explorer 2011, un todoterreno que la empresa está presentando como uno de los más ecológicos del sector gracias al empleo de materiales reciclados para su producción y a su reducido consumo.

“Esta plana tiene una historia extraordinaria. Henry Ford (el fundador de Ford) la construyó en 1924 para producir el Modelo T. Cuando se produjo la Gran Depresión, y Ford cerró 25 plantas, esta permaneció abierta. Cuando la Segunda Guerra Mundial, esta planta escupía vehículos blindados”, dijo Obama.

“Así que esta planta es parte de la historia de Estados Unidos. Durante casi nueve décadas, esta planta ha sido la espina dorsal de esta comunidad”, añadió.

La producción del Explorer permitirá que la factoría (donde también se montan los Ford Taurus y Police Interceptor así como el Lincoln MKS) reciba una inversión de 400 millones de dólares para añadir 1.200 puestos de trabajo.

Hoy Ford dijo que la producción del Explorer 2011 en Chicago añadirá también 600 nuevos empleos entre sus proveedores y que más de 100 empresas en 23 estados del país producirán partes para el todoterreno.

De forma paralela, el Export-Import Bank de Estados Unidos anunció hoy que proporcionará un préstamo de garantía a Ford, por valor de unos 250 millones de dólares, para fomentar la exportación del Explorer 2011 y otros modelos producidos en el país a México y Canadá.

Ford quiere utilizar el préstamo para garantizar la exportación de unos 200.000 vehículos (de los modelos Ford Explorer, F-150, Focus, Escape, Expedition, Taurus así como los Lincoln MKS y Navigator) a estos dos países, una operación que tiene un valor de unos 3.100 millones de dólares.

“Esta transacción proporcionará apoyo a miles de trabajos relacionados con la exportación y con elevados salarios al exportar bienes y servicios superiores a compradores internacionales”, afirmó a través de un comunicado el presidente del Export-Import Bank, Fred Hochberg.

La Casa Blanca ha destacado que gracias a la ayuda financiera proporcionada por el Gobierno federal desde que se inició la crisis del sector del automóvil a finales de 2008, este ha sido capaz de generar en los últimos meses 55.000 puestos de trabajo, la primera vez que se produce una ganancia laboral desde 1999.

Además, desde que a mediados de 2009 GM y Chrysler salieron de la quiebra, estos dos fabricantes y Ford han vuelto a la rentabilidad, algo que no ocurría desde hace seis años.

Fuente: EFE (04/08/2010).