Ford Motor Co., Hyundai Motor Co., Nissan Motor Co., Renault SA, Daimler AG y BMW AG convergen aquí. Las automotrices están destinando miles de millones de dólares a convertir a Chennai en uno de los mayores centros mundiales de autos pequeños de exportación, así como para los cada vez más pudientes consumidores indios. Se espera que pronto la ciudad produzca cerca de 1.5 millones de vehículos al año, más de lo que fabricó cualquier estado de EU el año pasado.
 
Los proveedores de autopartes también están apostando a lo grande a la ciudad, que era conocida como Madras. La empresa de neumáticos Michelin SA y el fabricante de ventanas Saint-Gobain SA, ambos de Francia, están instalando algunas de sus fábricas más grandes en Chennai. Daimler, de Alemania, en tanto, construye una pista de pruebas valorada en varios millones de dólares.
 
Toda la inversión ha generado más de 200 mil empleos y representa 12% de la producción económica del estado de Tamil Nadu.
 
A diferencia de China, India no ha logrado atraer tantos inversionistas extranjeros que construyen fábricas debido a barreras burocráticas y una política volátil. Pero el auge de Chennai indica que India puede crear un ambiente productivo cuando las circunstancias económicas son las adecuadas y existe demanda. Se espera que la economía india crezca 9% este año.
 
Hyundai ha invertido 2 mil millones de dólares aquí, y hace poco expandió sus operaciones para poder producir 650 mil autos al año. No sólo fue la mano de obra barata lo que atrajo a la automotriz surcoreana, sino también una abundancia de ingenieros con salarios bajos.
 
Al otro lado de la ciudad, Ford invirtió cerca de mil millones de dólares para desplegar en las líneas de producción tecnología que ni siquiera usa en EEUU, incluidos robots que pintan autos y una piscina de pruebas a grandes profundidades para asegurarse de que los autos no tengan pérdidas durante las inundaciones causadas por los monzones.
Fuente: Aftermarket (26/07/2010).