Con un precio de poco más de 350000 dólares, el sedán Lincoln MKZ 2011 no será barato, pero la decisión de Ford de igualar los precios de ambas versiones podría hacer que sus competidores sigan su ejemplo con modelos futuros.

El MKZ híbrido será una ganga si se contempla el ahorro de combustible. Brinda más del doble de kilometraje que la versión tradicional al conducirlo en la ciudad.

Aunque las compañías automotrices no revelan cuánto gastan en instalar un sistema híbrido en un auto, el producto final por lo general cuesta miles de dólares más que la versión con motor convencional.

Fuente: Aftermarket (26/07/2010).