Tras el precio como factor decisivo de compra aparece la estética, fundamental para el 37,3%. La seguridad ocupa el primer lugar para el 34,6%.

Otros factores que también inciden en la adquisición del nuevo automóvil son el crédito o fiabilidad de la marca (30,9%), las prestaciones del motor (29,8%) y los registros de consumo (29,3%). A pesar de la creciente preocupación por el impacto de las emisiones, el factor ambiental es el último en las preferencias que influyen en la decisión, ya que solo el 3,3% lo considera un aspecto prioritario.

El 46,5% de los consumidores asegura que cambia el automóvil cuando tiene entre cinco y diez años de antigüedad. Por debajo de este período se encuentra el 35%, mientras que el 18,5% opta por esperar más de diez años.

Fuente: Aftermarket (22/07/2010).