Los compradores deben recorrer diversos lugares para encontrar los repuestos para reparar su carro, mientras que talleres mecánicos en ocasiones no aceptan el ingreso del vehículo hasta que el dueño no consiga la pieza.

Ante las dificultades en la importación de repuestos originales, algunos negocios ofrecen piezas asiáticas (japonesas y chinas) que son las que llegan con mayor frecuencia. Aunque algunos consumidores dicen que lo barato sale caro, estas piezas se convierten en una alternativa para enfrentar la escasez. Alí Almao, directivo de la Cámara de Importadores y Distribuidores de Repuestos Automotrices del estado Lara (Cidralara) informó que el jueves pasado en junta directiva analizaron la difícil situación del sector. Afirmó que en tres meses podría agudizarse la escasez, como consecuencia de los retrasos, desde 150 días hasta un año, para adquirir dólares de Cadivi y para la certificación de no producción nacional o producción insuficiente, y 82% de las autopartes que se importan deben tener este requisito. Dijo que las conchas de cojinetes y de bancadas que usan todos los vehículos, sólo se fabrican en Estados Unidos, Brasil y México; sin embargo, en el estado Lara y en todo el país solicitan la certificación, cosa que es absurda. Se hace necesario que el Ejecutivo nacional flexibilice los trámites para la importación, de manera que puedan garantizar sus inventarios y con ello mantener la operatividad de las empresas. Los repuestos con mayor demanda y menos oferta son los de carrocería: capó, platinas y soporte de parachoques de distintas marcas. Sensores, rolineras, radiadores y guardafangos, especialmente en las marcas Chrysler, Fiat y Ford. “Los carros chocados pueden andar, el problema es en las partes mecánicas, las bombas eléctricas y bobinas captadoras que no se fabrican en el país”. Según el Gobierno, con la nueva política automotriz a finales de 2010 tendría 50% de piezas internas fabricadas en el país, y no ha sido posible superar ni 10%.

Fuente: El Informador.com.ve (19/07/2010).