La medida se realizará gradualmente; primero aplicará en la compra de un auto nuevo por parte de personas físicas y morales

Implementará un programa de garantías para ofrecer más créditos

México, 24 de junio.- El presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa, anunció un plan de apoyo a las personas físicas y morales que adquieran vehículos nuevos, entre los que sobresalen la eliminación de la tenencia, y detalló que el 31 de diciembre de 2011 desaparecerá dicho gravamen federal.

El mandatario expuso que con medidas concretas el gobierno federal apoya a quienes compren autos, con la eliminación del pago de la tenencia en la adquisición de nuevos vehículos, se apoya el empleo y el ingreso de las familias.

Al liberar de la tenencia al consumidor se fortalece a un sector estratégico de la economía nacional, y se promueven más y mejores empleos; además se pone al alcance de la familias mexicanas el anhelo de tener un vehículo nuevo.

Detalló que las acciones consiste en la eliminación gradual de la tenencia de autos, iniciando por la tenencia en la adquisición de vehículos nuevos; el pago de la tenencia será pagado por el gobierno federal por un valor de 250 mil pesos para las personas físicas.

Posteriormente, en sus declaraciones de impuestos mensuales y anuales, los vendedores podrán acreditar el pago realizado contra el Impuesto Sobre la Renta a su cargo, por lo que no les afectará en ningún sentido esta medida.

Quiero ser claro que tampoco habrá una afectación alguna para las entidades federativas ya que, en todos los casos, recibirán la totalidad de impuesto que les corresponde y, además, el estímulo se aplicará con independencia de si su contribución es local o es Federal. Así, las entidades federativas no observarán ningún cambio respecto al monto o la forma en que hoy en día recaudan la tenencia.

Esta medida tendrá efecto a partir de la publicación del decreto que acabo de firmar, y hasta el 31 de diciembre de 2011, que es cuando quedará derogado definitivamente el Impuesto Federal de la Tenencia por el uso de automóviles, subrayó.

El mandatario reitera la convicción y el pleno respeto al mandato legal en el sentido de que el impuesto Federal de la tenencia se eliminará al concluir el 2011.

Es preciso destacar también, que actualmente el Gobierno Federal ya no recibe un solo peso por concepto del pago de la tenencia ya que todo lo recaudado, va a las Tesorerías de los Estados de la Federación.

Por ello, si bien nuestra convicción ha sido derogar la tenencia al tratarse de recursos que recaudan y se ejercen en los estados, hemos respetado la libertad de las entidades para optar por esquemas graduales. Cabe destacar que dentro de ellos, algunas entidades ya han legislado su propia tenencia.

En el caso de las Personas Morales se hará deducible para las empresas adquirentes de vehículos, el pago de la tenencia en vehículos cuyo valor sea igual o menor a 250 mil pesos, a través de estímulos fiscales que dispondrá la Secretaría de Hacienda y que tendrán un efecto equivalente a esta medida.

Asimismo, vamos a implementar un Programa de Garantías para poner más créditos al alcance de los mexicanos y así ayudar a más familias mexicanas a estrenar un automóvil.

Cabe destacar que la proporción de vehículos nuevos comprados con financiamiento se encuentra por debajo del 50 por ciento y que esta es una cifra, incluso menor a registros previos, es decir, ha habido una reducción en el financiamiento, en la adquisición de vehículos nuevos. Esto afecta desde luego, en mayor medida, a los consumidores de menores ingresos.

El esquema operará, ya que El Gobierno Federal establecerá garantías que se subastarán a través de Nacional Financiera y serán adjudicadas directamente a las entidades financieras de los fabricantes de automóviles y a los bancos.

Con el fin de que éste impacte realmente en la venta de vehículos, la condición será que cualquiera de estas entidades, sean financieras o sean bancos, hayan incrementado su colocación de crédito por lo menos un cinco por ciento respecto del año anterior.

Calderón destacó, que con ello buscan detonar nuevos créditos por un monto de dos mil 500 millones de pesos que se estima serán utilizados en los próximos seis meses.

Gracias al nuevo esquema, el número de créditos para la adquisición de automóviles durante el segundo semestre del año podría superar en más de 12 por ciento a lo otorgado en el mismo periodo del año anterior.

Apoyando a la industria automotriz y a los consumidores de menores ingresos estamos dando un impulso renovado a la recuperación de nuestra economía.

Cabe destacar que en México el sector automotor representa el 20 por ciento del PIB manufacturero, genera 11 por ciento de los empleos en el sector industrial y es el principal receptor de inversión extranjera en el país. (Redacción de El Financiero en línea/Edgar Amigón/MCH/CFE)

 Fuente: El Financiero (24/06/2010).