Según el Indec, la economía continúa mostrando una significativa expansión. De acuerdo con el indicador de nivel de actividad, en marzo la economía se habría expandido un 8,1% anual. Vale resaltar que, en general, esta cifra coincide con las estimaciones del sector privado, que estima que al anualizarse la tasa de expansión del primer cuatrimestre del año la economía crecería un poco más del 8% durante 2010.

Este incremento se debe, básicamente, al fuerte crecimiento que muestra el sector industrial. En efecto, el promedio de los últimos tres meses muestra que la industria se expande a un ritmo anualizado del 17%, según la Unión Industrial Argentina (UIA), y 24% según el EMI-Indec. Sin embargo, en la recuperación industrial no todos los sectores se expanden a estas tasas. En efecto, sólo dos sectores, autos y acero, explican cerca del 90% de la expansión industrial. En el resto de los sectores las tasas de crecimiento son muy inferiores. Por ejemplo, mientras que la industria automotriz creció un 55%, al comparar abril de 2010 con el mismo mes del año pasado, la industria alimenticia cayó un 3%, en igual período. Si el análisis se efectúa de acuerdo con el destino de la producción, se advierte que las industrias productoras de bienes exportables -automóviles, metales básicos y petróleo-, crecieron, en promedio un 33% entre abril de 2010 e igual mes de 2009.

Mientras, la producción orientada al mercado interno muestra un crecimiento promedio de sólo el 4%. Estas diferencias en la evolución del sector industrial, donde claramente predomina la recuperación de la producción automotriz, se explica, básicamente por el fortalecimiento de la demanda internacional, básicamente brasileña, puesto que las exportaciones se incrementaron un 77% en el primer cuatrimestre de 2010 en relación con igual período de 2009. Por su parte, las ventas de autos en el mercado interno en el primer cuatrimestre de 2010, comparado con los primeros cuatro meses de 2009, crecieron un 54%. Tal incremento, puede explicarse por el proceso inflacionario interno que alienta el consumo de bienes durables, combinado con la falta de alternativas de colocación de fondos superiores a la tasa de inflación real, estimada en alrededor del 25% anual.

Esta recuperación industrial es un dato importante para la recuperación de la economía durante 2010, pero como se dijo se explica por la demanda externa y por la inflación, lo que no deja de ser un signo de alarma.

Fuente: La Gaceta (30/05/2010).