Los funcionarios de comercio se encuentran promocionando el país como destino para ese tipo de empresas. Así lo hicieron en Brasil.

El Gobierno promocionó en días pasados en Brasil a Colombia como destino para el establecimiento de compañías de autopartes y expuso a empresas de ese país la normatividad de zonas francas e inversión extranjera.

La campaaña hace parte de la agenda del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y Proexport para que el sector privado automotriz nacional alcance 10.000 millones de dólares en exportaciones anuales en los próximos años.

El director de Proexport Brasil, Carlos Rodríguez, dijo que Colombia está buscando inversionistas en ese país porque existen sinergias entre los dos mercados, incluidos beneficios tributarios y convenios comerciales.

Entre los factores que considera hacen atractivo nuestro mercado a las empresas brasileñas están un crecimiento promedio de 15 por ciento en la demanda de vehículos, 11 por ciento en producción y 27 por ciento en exportaciones.

A nivel agregado, la industria automotriz nacional representa 6,2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), y es la quinta que más produce carros de América Latina. Según Proexport, las exportaciones de autopartes crecieron en la última década de 227 a 519 millones de dólares anuales y cerca de la mitad tiene como destino Brasil, Ecuador y Venezuela. El resto se divide entre E.E. U.U., México, Chile y Perú.

El análisis de esta entidad agrega que en Colombia también hay mercado para nuevas fábricas de autopartes que provean, entre otras, a ensambladoras como Hino, General Motors Colmotores, Renault Sofasa y Mazda.

Otro cálculo que resulta atractivo para potenciales inversionistas extranjeros es que en Colombia existen 68 vehículos para cada mil habitantes, por detrás de Argentina, que con menos población posee el triple.

“Sé de una empresa del sector automotriz que resolvió instalarse en nuestro país”, afirmó durante la visita a Brasil Santiago Schlessinger, gerente del programa de transformación productiva del sector de autopartes del Mincomercio, reveló el Diario Comercio e Industria (DCI).

El funcionario dijo que la implantación de los sistemas masivos de transporte atrajo a Colombia a las compañías brasileñas Marcopolo y Busscar, lo que les permitió acompañar el crecimiento de los operadores colombianos en distintos países.

Buena perspectiva en el público

La compañía brasileña Marcopolo – accionista de la empresa Superpolo- previó una recuperación este año de la producción de chasises y buses en Colombia, a 1.600 unidades anuales.

El presidente de Volvo Bus para América Latina, Per Gabell, sostuvo a medios brasileño que también es optimista de la recuperación de pedidos de buses destinados a los sistemas masivos de transporte en Colombia y Chile.

Fuente: Portafolio.com.co (26/05/2010).