La crisis automotriz ocasionó que las financieras de marca de las armadoras disminuyeran de manera considerable el otorgamiento de créditos en 2009, perdiendo terreno frente a la banca comercial.

En 2005, la participación de las financieras de marca era de 56.8 por ciento del total de créditos automotrices, pero en 2009 retrocedió a 51.8 por ciento del total, es decir, no solo otorgaron un menor volumen de créditos en los últimos 4 años, sino que además perdieron participación de mercado frente a la banca comercial, según la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

Claudia Sánchez, analista de Standard & Poor’s (S&P), explicó que el financiamiento automotriz disminuyó durante 2009 porque cayeron las ventas de autos y porque las financieras de marca tuvieron menos líneas de fondeo, lo que les impidió seguir otorgando créditos como lo hacían antes.

“Además, la cartera vencida de varias de las compañías se incrementó, por lo que fueron más cautelosos a la hora de colocar crédito”, indicó.

Arturo Sánchez, analista de S&P, relató que muchas financieras de marca cobraron de manera inmediata los créditos que tenían colocados entre los distribuidores, para hacerse de liquidez y enfrentar la situación de mercado.

Además, la situación que enfrentaban sus matrices en EU, como fue el caso de Chrysler, General Motors y Ford, repercutió en la parte comercial en México, aunque nunca tuvieron un problema de liquidez, ya que enfrentaron todas sus obligaciones comerciales, indicó Sánchez.

S&P considera que para los consumidores sí puede llegar a haber una diferencia entre el otorgamiento de crédito entre un banco y una financiera de marca, ya que éstas en ocasiones tienen planes especiales o promociones a meses sin intereses que los bancos no dan.

Fuente: Grupo Reforma (21/05/2010).