El presidente venezolano, Hugo Chávez, ordenó la expropiación de la metalúrgica Matesi, participada por el grupo ítalo-argentino Techint, y de la productora de bauxita Norpro de Venezuela, con capital francés.  Chávez afirmó que la nacionalización de industrias alimentarias como la firma Monaca, participada mayoritariamente por el grupo mexicano Gruma, busca acabar con la “especulación” con los precios y el “acaparamiento” de alimentos en el país.

El gobernante venezolano también anunció la nacionalización de las empresas de transporte de la materia prima que operan en el sureño estado de Guayana, donde se asientan esas industrias básicas.

Chávez anunció el 21 de mayo de 2009 la nacionalización de Matesi y otras cuatro empresas metalúrgicas de capital japonés, mexicano, europeo y australiano que operan en la sureña región de Guayana, y negociaba el precio a pagar. “Como no hemos podido llegar a un acuerdo amigable y razonable con sus propietarios, entonces vamos a expropiar Matesi, procedamos (…) no hubo forma de arreglarnos con ellos”, declaró el mandatario venezolano.

Además de Matesi, los anuncios de nacionalización de mayo de 2009 afectaron a otras dos empresas participadas por Techint, la siderúrgica Tavsa, y del Complejo Siderúrgico Guayana, en las que el grupo ítalo-argentino mantiene mayoría y minoría accionarial, respectivamente.

Durante la toma de juramento de las nuevas directivas de las industrias básicas de Guayana, el mandatario ordenó este sábado la nacionalización de Norpro de Venezuela, una empresa productora de bauxita. “Estatícese la empresa Norpro de Venezuela y pásese a manos de Petróleos de Venezuela (PSVSA)”, declaró Chávez. NorPro de Venezuela es filial de la empresa Norpro, con sede en Estados Unidos y en la que tiene participación el grupo francés Saint Gobain.

Por otra parte, Chávez afirmó que la nacionalización de industrias alimentarias como la firma Monaca, participada mayoritariamente por el grupo mexicano Gruma, busca acabar con la “especulación” con los precios y el “acaparamiento” de alimentos en el país.

“Ahora hemos decidido expropiar Monaca, con eso vamos a tener (el Ejecutivo) el 45 por ciento de capacidad del procesamiento del maíz (en el país), eso nos va a permitir bajar los costos” de ese alimento, afirmó. Chávez negó que con las expropiaciones su Gobierno viole las normas constitucionales y legales, como denuncian sectores empresariales y la oposición política venezolana.

Fuente: Infolatam (16/05/2010).