Empujados por la demanda de Brasil y los altos niveles de patentamiento en el país

La fuerte demanda del mercado internacional y el buen nivel de patentamientos en el plano local entusiasman a los empresarios automotrices. Es el caso de FIAT donde la puesta en práctica del segundo turno de producción ya pasó la lase de estudio y podría implementarse en el corto plazo.

“El segundo turno cada vez está más cerca”, reconoció el presidente de FIAT, Cristiano Rattazzi. Hace un tiempo que la medida está en estudio, y ahora los directivos de la automotriz ya no tienen reparos en reconocerlo. “Estamos más cerca que hace seis meses”, agregó el directivo en un contacto con periodistas durante la presentación del nuevo FIAT Uno.

Unos minutos antes, el presidente de FIAT Brasil y responsable de la firma en Latinoamérica, Cledorvino Belini, había vaticinado que a lo largo del 2010 se podría fabricar hasta 125.000 autos en la planta que la firma tiene en Ferreyra, provincia de Córdoba. La cifra que arrojó Belini casi atraganta a Rattazzi, quien trató de bajar los decibeles, aunque condicionó esas cifras a la demanda de los brasileños. Es que las automotrices tienen un ojo en lo que sucede en nuestro país y el otro en lo que sucede en estas tierras.

En el caso de FIAT Argentina -que el año pasado facturó $5.025 millones-, el 85% de lo producido tiene como destino el mercado brasileño. Con la producción de 125.000 automóviles se incrementarían en un 40% las actividades de la planta cordobesa con respecto al 2009, cuando quedó muy cerca de las 80.000 unidades.

Actualmente, FIAT produce unos 420 vehículos por día, con horas extra. La actividad se extiende hasta los sábados. De concretarse el pronóstico de Rattazzi, la producción no se duplicaría, ya que se dejarían de lado las horas extra. De esta manera, los italianos se pondrían al mismo nivel de Volkswagen, Mercedes-Benz, General Motors, Renault y al conglomerado PSA Peugeot -Citroen.

La producción de todo el sector para el 2010 se ubicaría en los 700.000 vehículos y se estima que en el 2015 se podría alcanzar la tan mentada meta del millón de autos. Algunos, como Rattazzi o como el CEO de FIAT Argentina, Gerardo Bovone, aseguran que la cifra se podría alcanzar antes. Para Bovone, la fórmula es simple: “Tiene que seguir creciendo el mercado internacional y la Argentina tiene que seguir siendo competitiva”.

Competitividad

El tipo de cambio muchas veces discutido por los industriales, sigue siendo una fortaleza para las automotrices. Así lo explicó Belini, quien manifestó que “Argentina, haciendo devaluaciones periódicas, tiene un precio atractivo para el comercio exterior”

A la hora de evaluar el panorama de nuestro país, el titular de FIAT Latinoamérica cambió de tono y advirtió que “se necesitan reglas claras. Si no son claras el riesgo es muy alto porque la inversión es muy grande”, sostuvo Belini, quien a fin de mes visitará nuestro país para reunirse con el comité ejecutivo de ADEFA.

Finalmente, Rattazzi destacó la iniciativa del Gobierno de financiar a los fabricantes de piezas para potenciar la industria local. “Con la financiación para los autopartistas puede haber un cambio notable, ya que podemos hacer un sistema integrado”.

El mandamás de FIAT Argentina, mantendrá hoy un encuentro con los ministros de Economía e Industria y Producción, Amado Boudou y Débora Giorgi, respectivamente. Allí podrán avanzar en implementación de los instrumentos financieros destinados a promover inversiones en toda la cadena de la producción automotriz que promueve el Gobierno con fondos de inversión privados y la ANSES.

Un famoso que se fabrica con un nuevo diseño

La automotriz italiana presentó el nuevo Fiat Uno en esta ciudad brasileña. Se trata de una versión mejorada del famoso compacto, que llegará al mercado de este país en cuatro versiones.

La apuesta para el 2010 de Fiat estará disponible en las concesionarias argentinas en septiembre. Esta versión, cuyo precio para el mercado local se desconoce todavía, buscará ganarles mercado a los modelos populares de Chevrolet y Volkswagen, Corsa y Gol, respectivamente.

En el mercado brasileño, se presentó con un precio bastante agresivo, ya que va desde los 25.500 (u$sl4.455) hasta los 31.870 reales (u$sl8.066).

El Nuevo Uno, en donde solamente un 18% de las piezas son utilizadas o compartidas con otros modelos, será íntegramente fabricado en Brasil, aunque los directivos de la compañía adelantaron que dependiendo de la demanda del mercado, podría ser una alternativa la fabricación en la planta cordobesa de Ferreyra. La presentación fue realizada en Bahía, Brasil, y contó con la presencia de un nutrido grupo de concesionarios y periodistas de la región.

Fuente: Buenos Aires Económico (06/05/2010).