Con las automotrices a la cabeza, se acerca a niveles récord

Sólo en la cadena automotriz se presentaron anuncios de inversión por $2.500 millones en el primer trimestre del año. También empujarán los sectores del acero y alimentos y bebidas.

Los anuncios de inversión para este año crecieron durante el primer trimestre casi 20% con respecto a igual período del año anterior y ya trepan a los 3.500 millones de dólares. De esta manera, de mantenerse estos niveles de inversión, el sector industrial podría alcanzar un nuevo récord.

La cadena de producción automotriz ya presentó, durante el primer trimestre, promesas de inversión por $2.500 millones y es uno de los grandes impulsores de la economía.

En tanto, la norteamericana Ford hizo la mayor apuesta y adelantó que será por $1.000 millones, aunque dentro de un esquema plurianual quevade2010 a 2012. Unos $640 millones están previstos destinarlos a la fabricación de un nuevo modelo. En tanto, $200 millones serán para promover a sus proveedores y el resto será para mejorar las instalaciones de su planta de Pacheco.

Su par Peugeot-Citroén ya llevó hasta la Casa Rosada los documentos para certificar sus inversiones por $700 millones, que destinará a la producción de un nuevo vehículo de tamaño mediano. También apostará a mejorar su capacidad productiva en sus plantas y prevé terminar fabricando 45 autos por hora contra los 35 que podía ensamblar en 2008.

La francesa Renault no se queda atrás y también apostará por producir un nuevo vehículo y ampliar la capacidad de producción en su planta de Santa Isabel, provincia de Córdoba, y ya puso en marcha su proceso de integración de proveedores en el parque fabril.

En tanto, las autopartistas tienen previstos fuertes desembolsos para aprovechar la demanda del mercado interno y el repunte de la actividad en el exterior. La autopartista Gestamp invertirá unos $240 millones, mientras que otro de los jugadores del sector, Ferrosider Parts, destinará $56 millones para poner a punto una nueva planta en la provincia de Buenos Aries.

Si bien las inversiones, en general, son superiores al año último, las promesas de desembolsos son todavía dependientes de las idas y venidas del sector automotor.

Desde el Gobierno no están preocupados porque los fabricantes de autos y sus proveedores lleven la delantera y, por el contrario, continúan trabajando en beneficios para estimular esa actividad.

Entre las terminales prevén que se podrán ensamblar cerca de 700.000 unidades, de las cuales cerca de un 40% tendrán como destino a Brasil.

“Es el único sector dinámico y el que tiene mayor potencial para crecer en nuestro país. Es un fuerte inductor para los sectores ligados, como los autopartistas o los fabricantes de neumáticos”, aseguró el economista Enrique Déntice en diálogo con Buenos Aires Económico. “Además, son inversiones planificadas porque saben que tienen salida segura, el 80% se exporta al Brasil”, agregó Déntice.

En tanto, la acería, uno de los insumos fundamentales de la producción automotriz, también tiene previsto realizar fuertes inversiones. Uno de los casos más importantes corresponde aTechint, que anunció el año pasado $2.000 millones para mejorar su producción y alimenta las expectativas en el Gobierno nacional. Esos fondos servirán para ampliar la capacidad instalada de las plantas de Sidérea y Siderar, que están por llegar al tope de actividad.

A eso hay que sumar $1.200 millones que destinará Aluar a ampliar su planta y unos 200 millones más que demandará la construcción de una fábrica de chapas laminadas gruesas.

Por su parte, el sector de alimentos y bebidas todavía no despega, pese a la gran demanda a nivel mundial. Arcor pica en punta en cuanto a las inversiones y ya adelantó un plan por 240 millones de pesos.

En tanto, el frigorífico JBS-Swift anunció una inversión por casi $160 millones que se destinarán a la construcción de de un centro de logística y distribución en Pilar.

En paralelo, Coca-Cola construirá un centro de logística en el Mercado Central de Buenos Aires que le demandará unos 48 millones de pesos.

También están los electrónicos instalados en la provincia de Tierra del Fuego, que invertirán, en su conjunto, unos $440 millones para llevar a cabo sus proyectos productivos. En ese conjunto se encuentran agrupados empresas como Newsan, Brightstar, Mirgor (socia local de Nokia), Digital Fueguina (Garbarino), BGH, Radio Victoria, Fapesa (Philips) y Carrier.

En el resto de los rubros, la actividad es dispar. La cementera Loma Negra empleará unos $500 millones para ampliar un 15% sus operaciones en nuestro país. Johnson & Johnson, una de las empresas líderes en productos de cuidado del hogar, empleará unos $88 millones en lo que resta del año.

CRECIMIENTO. Entre los industriales y los funcionarios del Gobierno nacional comparten expectativas de crecimiento similares para el sector. Tanto unos como otros aseguran que la actividad mejorará entre 5 y 7 por ciento.

Para potenciar esos niveles, desde el sector privado retomaron el reclamo para hacer más competitivo al tipo de cambio e insisten con la necesidad de mejorar las tasas de interés para los préstamos productivos. Como contrapartida, el reclamo a las empresas es mejorar la productividad y profundizar los planes de inversión y recuerdan los esfuerzos de la Casa Rosada para mantener el mercado interno durante lo peor de la crisis económica.

Finalmente, los especialistas aseguran que el canje de la deuda anunciado el jueves último tendrá un impacto en el sector productivo, pero se hará visible recién en el mediano plazo.

“Estas decisiones de inversión ya estaban tomadas antes de la oferta, pero el canje mejorará el riesgo país y puede tener impacto en cuanto a las tasas y abrir la posibilidad de nuevos financiamientos”, explicó Luis Cofone, gerente de Grandes Empresas, del Banco Ciudad.

Fuente: Buenos Aires Económico (19/04/2010).