El ministerio de Industria incentiva a la Pymes industriales : El Gobierno nacional anunció una serie de incentivos a la producción local de vehículos, para lograr así que toda la cadena productiva pueda subirse al favorable momento que atraviesa el sector. Las herramientas beneficiarán a Pymes industriales y a usuarios del transporte público.

Desde el Ministerio de Industria se lanzó esta última semana un programa para promover la renovación del parque de colectivo urbanos e incentivar en el país la producción de esta rama del transporte.

Un día después, la titular de la cartera industrial, Débora Giorgi, volvió a subir al estrado de los anuncios, pero en este caso para adelantar que el Gobierno, con financiamiento de la Anses, instrumentará un proyecto para impulsar el desarrollo de la industria autopartista. La iniciativa persigue aumentar el porcentaje de autopartes nacionales en la producción de vehículos que realizan las grandes terminales.

En línea con este último programa, desde la Secretaría de Industria salieron a respaldar lo anunciado con un proyecto de inversión que ya pone en práctica esta tan perseguida integración de autopartes. La empresa Fiat Auto Argentina comenzará a trabajar en la ampliación de su capacidad de producción de motores, utilizando el régimen oficial de “Incentivo a la Competitividad de las Autopartes Locales”.

Las medidas apuntan a consolidar todos los eslabones de esta cadena productiva, que desde los primeros años de la reactivación económica mantuvo un crecimiento constante, con mejores perspectivas aún para lo que resta de 2010. De acuerdo con la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa), durante el primer trimestre de este año la producción superó las 120 mil unidades, con una suba interanual del 73,9 por ciento, el total de exportaciones se duplicó y el balance de las concesionarias rozó los 180 mil patentamientos. De esta forma, la proyección de ventas para todo el año subió a un piso de 580 mil autos.

COLECTIVO CERO.

El Ministerio de Industria trabaja junto a la Comisión Nacional de Regulación del Transporte para articular un “programa de renovación de unidades de transporte público”. Inicialmente, el plan de financiamiento lo aportaría el Banco Nación, de acuerdo a lo que se desprendió del último encuentro que la ministra Giorgi mantuvo con el presidente de la entidad financiera, Juan Carlos Fábrega.

El proyecto tiene dos vertientes: En primer lugar, el Gobierno aspira a impulsar una amplia renovación del parque de colectivos urbanos; cuestión para nada menor, considerando que algunas líneas presentan retrasos importantes en su flota regular. Pero, además, este programa persigue “promover la producción local” de esos vehículos, según destacaron desde la cartera de Industria.

El plan continuaría la línea de trabajo que ya se implemento para la renovación de camiones de carga, que habilita a un transportista Pyme a recibir un subsidio de entre 25 y 35 mil pesos a cambio de su unidad usada con más de 30 años de antigüedad. Además, se le abre la posibilidad de un préstamo en el Nación, a 5 años y tasa subsidiada, para comprar una nueva unidad.

“El plan para colectivos también prevé algún tipo de financiamiento para la adquisición de las unidades usadas de menos de 30 años de antigüedad”, destacaron desde el Ministerio que encabeza Débora Giorgi.

INTEGRACIÓN DE AUTOPARTES.

El sólido crecimiento que muestra el sector automotriz no es fruto del azar, sino que desde 2003 el Estado se propuso habilitar todas la herramientas necesarias para direccionar y promover esta consolidación. En este contexto, el anuncio del programa de financiación para aumentar la integración de autopartes nacionales a la producción final del automóvil adquiere mucho más sentido.

“Mediante una inversión de 300 millones de pesos, con fondos de la Anses, el Gobierno lleva adelante un programa para impulsar el desarrollo de la industria autopartista, agregarle competitividad y sostener su proceso de integración creciente”, enfatizó el Ministerio de Industria, tras el encuentro que Débora Giorgi mantuvo con representantes de Adefa y de la Asociación Argentina de Fábricas de Autocomponentes (AFAC).

La Ministra además adelantó que se trabajará con un esquema de financiamiento “con aportes de la Anses y del mercado de capitales”, del que se desprenderán “créditos accesibles al conjunto de la cadena automotriz: las terminales, sistemistas y autopartistas”.

Más allá del Régimen de Incentivo a la Competitividad de las Autopartes Locales, que existe desde hace tiempo, el programa fue bien recibido en el seno empresarial porque le da a esta herramienta un claro impulso oficial. Incluso, el lanzamiento de este plan de financiación podría ser anunciado en las próximas semanas por la presidenta Cristina Fernández, reafirmando la intención del gobierno de integrar la cadena productiva.

Actualmente, de acuerdo con los datos difundidos por AFAC, en la composición de un auto las partes que son de origen nacional representan menos del 40 por ciento, mientras que los otros componentes son importados, principalmente de Brasil. La industria autopartista argentina tiene una producción total que alcanzó en 2009 los cuatro mil millones de dólares y genera, siempre según AFAC, 53 mil empleos, distribuidos en unas 400 empresas.

El programa que anunció el Ministerio de Industria persigue “salvar las diferencias estructurales” que presenta el sector y “fortalecer el proceso de nacionalización de piezas, de asignación de nuevos modelos y de expansión y modernización de la producción”.

La medida además busca generar un derrame en otras actividades, considerando que entre autopartitas y terminales automotrices representan más del 10 por ciento del PBI industrial. Por ejemplo, estos dos eslabones de la cadena automotriz encabezan el listado de mayor demanda de bienes de capital. No es un dato menor, si se considera que este rubro de bienes productivos está dividido en más de 3.500 empresas y emplea cerca de 80 mil personas.

MOTORIZAR LA INVERSIÓN.

Para reflotar el “Incentivo a la Competitividad de las Autopartes” y fortalecer esta idea de que ahora habría una fuerte intención del Gobierno nacional de impulsarlo, tras la reunión que la ministra Giorgi mantuvo con Adefa y AFAC, la Secretaría de Industria comunicó que ya está aprobado el “proyecto de inversión presentado por la empresa Fiat Auto Argentina” que se enmarcará en este régimen de incentivo.

“Los beneficios del régimen se traducen en la posibilidad de obtener el pago de un reintegro en efectivo sobre el valor ex fábrica de las compras de autopartes locales, que sean adquiridas por las empresas fabricantes de los productos automotores, que cuenten con el establecimiento industrial radicado en el territorio nacional”, explicaron desde la Secretaría de Industria, Comercio y de la Pequeña y Mediana Empresa.

El proyecto de inversión de Fiat está destinado a la ampliación de la capacidad de producción existente de motores. Al ingresar dentro de este régimen de incentivo a la competitividad, se dispone un reintegro equivalente al 8 por ciento de su valor en el primer año de producción, a un 7 en el segundo y 6 en el tercero.

La Secretaría explicó finalmente que las autopartes “deben estar destinadas a la fabricación de plataformas nuevas o a la ampliación de la capacidad de producción existente” de los bienes que detalla la resolución, entre los que figuran motores y cajas de transmisión.

Fuente: Buenos Aires Económico (16/04/2010).