El aumento en el costo del crédito, aunado a criterios más selectivos por parte de la banca para su otorgamiento podrían complicar la situación del sector automotriz, coinciden directivos bancarios.

Ahora estas instituciones prestan mayor atención no sólo al historial crediticio, sino también al nivel de endeudamiento e ingresos fijos para otorgar el financiamiento y establecer su costo tanto para personas físicas como morales.

La Asociación de Bancos de México (ABM) anticipa que este año el crédito en general, sin incluir las tarjetas de crédito, crezca entre tres y cuatro veces más que la economía, pero también advierte que su otorgamiento será de una manera más selectiva.

Algunos sectores como el de las agencias financieras automotrices se quejan no sólo de la falta de acceso al financiamiento, sino también de los altos costos que éste les representa.

El director de Financiamiento Automotriz de Scotiabank, José Cobos Téllez, reconoce que el costo del crédito ha aumentado, aunque no de manera dramática, en comparación con hace un año y medio; además de que la banca en general se ha vuelto más selectiva o cuidadosa para otorgarlo.

Un ejemplo podría ser que a una empresa del tamaño de General Motors, debiodo a sus problemas sí se le presta pero más caro respecto a años anteriores, mientras que a Honda, que es más pequeña y no enfrenta dificultades se le otorga financiamiento más barato.

En este sentido, reconoció que en el tema automotriz existe un panorama complicado toda vez que la industria en general decreció 26.4 por ciento en 2009 y los créditos en el sector disminuyeron 34 por ciento.

Recordó que desde antes de concluir 2008, los bancos y financieras automotrices empezaron a ajustar sus criterios ante las condiciones económicas mundiales y después la situación en el país que afectó la cartera.

En el caso de Scotiabank, uno de los tres jugadores más importantes en este sector, algunos de los criterios adoptados fueron cuidar que el cliente no tuviera un sobreendeudamiento y establecer esquemas de financiamiento a tasa fijas y plazos más largos.

En su opinión, la industria decreció no sólo porque se haya dejado de otorgar crédito, sino también porque algunos jugadores se retiraron, sobre todos los pequeños y con malas estructuras que se dedicaron a prestar a gente con un riesgo muy alto de incumplimiento.

En tanto, financieras como Ford Credit, GMAC y Chrysler, ante la escasez de recursos se vieron limitados y no pudieron prestar o prestaban más caro y por lo tanto los clientes no tomaban el crédito, comentó.

Este 2010, dijo, obviamente seguirá siendo una época difícil luego de que se estaban acostumbrando ventas de más de un millón de unidades al año, con más de 600 mil créditos.

Ahora, con niveles de 754 mil autos y 400 mil créditos, se prevé que este año el sector crezca entre 5 y 7.5 por ciento, a 810 mil unidades, con una mejoría en el panorama que permita hacia el segundo semestre bajar más aceleradamente los costos, estimó José Cobos.

Sin embargo, reiteró, “lo que está más complicado -más allá del aumento de apenas 200 puntos base promedio en las tasas- es la restricción, pues somos más detallistas en ver que los clientes cumplan todos los requisitos y que no tenga un sobreendeudamiento”.

A su vez, BBVA Bancomer consideró que los productos en el segmento de crédito automotriz que continuarán con su crecimiento serán aquellos que ofrezcan mayor certidumbre a los clientes como es el caso de los esquemas a tasa fija.

La combinación actual de tasas de interés a tasa fija, accesibilidad al crédito y las ofertas de algunas armadoras, constituyen una gran oportunidad para la compra de un auto a crédito, señaló.

A pesar de los problemas observados el año pasado, manifestó que entre los planes del banco está asegurar su presencia en los “pisos de venta” de las distribuidoras, que es donde se gesta la venta de autos, y el otorgamiento del crédito como su principal motor.

El banco prevé este año un incremento aproximado de 5.0 por ciento, que se traduciría en unos 26 mil 500 millones de pesos en financiamiento automotriz, a través de la colocación de casi 170 mil créditos.

Fuente: La Crónica (11/03/2010).