Distrito Federal— Cuatro automotrices asiáticas analizan la posibilidad de establecer operaciones en México, que de concretarse significarían inversiones de cuando menos 400 millones de dólares.

Automotrices de Corea, China e India evalúan “seriamente” la posibilidad de producir sus vehículos en el país para abastecer al mercado americano, aseguró Lorenza Martínez, subsecretaria de Industria y Comercio de la Secretaría de Economía.

“Son cuatro compañías asiáticas, incluida Tata Motors –señaló la funcionaria. Y (la inversión inicial) estaría en el orden de los 100 millones de dólares cada una”, destacó Martínez.

Entre las ubicaciones bajo evaluación de las automotrices asiáticas están los estados de Puebla, Querétaro e Hidalgo.

En la misma semana en que la Secretaría de Economía (SE) dio a conocer que la Inversión Extranjera Directa en México se desplomó 50.8% a 11 mil 417.5 millones de dólares en 2009, la funcionaria indicó que entre los atractivos de México para las compañías asiáticas está la flexibilización de las reglas que establece el Decreto Automotriz para fabricantes de vehículos, además de la creciente demanda de autos compactos en Estados Unidos y la posibilidad de exportar a la vez a Centroamérica e incluso Sudamérica.

Para reducir los costos de operación en su eventual arribo, las armadoras asiáticas que sobrevuelan México consideran la posibilidad de adquirir “cascarones” de plantas fabriles que están en desuso y reacondicionarlas. Incluso podrían ser plantas ajenas al sector automotriz, de las cuales sí hay varias disponibles, dijo la funcionaria.

El proyecto de Tata y Autofin es el más avanzado de los cuatro, conforme a la información que posee SE, aseveró Martínez, aunque aclaró que es posible que haya otros cuyo estatus de factibilidad, sin ser público, que lleven mucho más avance.

Autofin y Tata Motors evalúan la factibilidad de montar una planta y producir dos de sus modelos en México. Martínez confirmó que desde el año pasado estas empresas informaron a SE su interés de producir en el país sus modelos Índica e Índigo para vender en el mercado local y “posiblemente” exportarlo a Estados Unidos.

México se ha vuelto atractivo para diferentes marcas en el mediano plazo en la medida en que diversas plantas en EU y Canadá han cerrado y se produce un sesgo hacia una mayor demanda de autos compactos en esos países, asegura la subsecretaria de Industria y Comercio. “Por eso hay tantos participantes interesados –aseguró. Para tener la ventaja de ser los primeros en esta nueva ola e ir ganando mercado”.

El más reciente proyecto para montar una planta en México involucraba a una empresa asiática precisamente, y fracasó. En noviembre de 2007, Faw y Grupo Salinas anunciaron inversiones por 150 mdd para la construcción de una planta en Zinapécuaro, Michoacán. Con el anuncio, adquirieron el derecho de importar 5 mil unidades para ser vendidas en las tiendas Elektra que forman parte de Grupo Salinas.

Fuente:

 
 
 
El Universal | 28-02-2010 

El Universo (28/02/2010).