Todas las platas productoras italianas de Fiat estarán cerradas durante dos semanas, en una medida que comenzó ayer y que deja a 30.000 trabajadores de la automotriz sometidos al régimen de subsidio de desocupación temporal. Ya el fin de semana, hubo demostraciones de protesta en las plantas de la firma.

Según la Unión Nacional de Representantes de Automóviles Extranjeros, la automotriz viene enfrentando tiempos difíciles: los pedidos recibidos por el mercado italiano durante enero y los primeros diez días de febrero disminuyeron en un 50% respecto al cuarto trimestre del año pasado, último período en que estuvo en vigor una serie de incentivos para la compra de coches.

La mala situación que afecta a la demanda ya había obligado a ajustar la producción en Fiat en enero. La automotriz italiana registró en 2009 pérdidas netas de 800 millones de euros y una caída de las ventas del 16 por ciento.

La esperanza de regresar en 2010 a la zona de beneficios dependerá de la continuación en Europa de los incentivos estatales a la compra de automóviles, consideran en la empresa.

Fiat explicó que el fin de las políticas de incentivos provocó un “colapso en las órdenes de compra” de automóviles.

La debacle se desató a principios de mes, cuando el gobierno de Silvio Berlusconi anunció el fin de los estímulos a la compra de vehículos. Las plantas afectadas, que fabrican sólo autos, están ubicadas en Roma, Turín, Nápoles y Sicilia. Cinco de ellas son propiedad de Fiat y una sexta es compartida con la francesa Peugeot.

“Durante el año pasado, experimentamos varias suspensiones de plantas, pero esta es la primera vez se cierran todas las fábricas al mismo tiempo por dos semanas”, informó Richard Gadaselli, el vicepresidente de Comunicaciones del Grupo Fiat.

Fuente: Clarin.com (23/02/2010).