La capacidad de su planta de Lanzhou, en la provincia de Gansu, aumentará hasta 120.000 unidades para el 2012, por encima de las 50.000 que produce ahora, y dará unos beneficios que Geely calcula en unos 10.000 millones de yuanes (1.031 millones de euros, 1.464 millones de dólares).

La ampliación de la fábrica se enmarca en los esfuerzos de la compañía para cumplir el objetivo de producir y vender dos millones de automóviles para el 2015, la mitad en China y la mitad en el extranjero, explicó el presidente de Geely, Li Shufu.

El fabricante también tiene previsto establecer 15 centros de producción fuera de China para el 2015, y ya cuenta con plantas en Rusia, Ucrania, Indonesia y Malasia, aunque esta última aún no ha comenzado a producir, mientras que México es el candidato mejor posicionado para establecer una fábrica en América Latina.

Aún así, la gran apuesta en la estrategia internacional de Geely pasa por la compra al gigante estadounidense Ford de su marca sueca Volvo, trato que ambas compañías cerraron el pasado diciembre.

Fuente: EFE – (20/01/2010)