Después de registrar un incremento de cerca de 50% en sus ventas de 2009, este año se espera que crezca apenas 5%

El mercado automovilístico de China se disparó en 2009, lo que ayudó a apuntalar una industria global atribulada y relegó a Estados Unidos al segundo lugar por primera vez. En 2010, la trayectoria no será tan rápida y exenta de baches.

Se espera que las ventas de autos en China se frenen este año, y crezcan sólo entre 5% y 6%, según los cálculos de analistas. Eso sería un crecimiento saludable en muchos mercados, pero en China llega tras el crecimiento de alrededor de 46% en 2009, cuando los consumidores locales compraron unos 13,6 millones de vehículos, comparado con poco más de 10 millones en EE.UU.

Los analistas dicen que entre las automotrices globales, la crisis podría ser particularmente seria para Ford Motor Co. y General Motors Co., cuyas ventas en China han sido tal vez el único punto favorable en un 2009 lúgubre.

J.D. Power & Associates espera que las ventas de GM en China caigan ligeramente en 2010 tras un 2009 espectacular. GM informó recientemente que sus ventas en China, incluyendo los microbuses y minivans Wuling producidos por una empresa conjunta, crecieron 67% el año pasado, a 1,83 millones de vehículos. Para Ford, J.D. Powers pronostica un crecimiento de ventas de 6% en 2010, comparado con 50% el año pasado.

Los desafíos de las operaciones chinas del dúo de Detroit, como por ejemplo lidiar con líneas de productos viejas y mantener la calidad al mismo tiempo que se aumenta la capacidad, “empezarían a resultar evidentes”, prevé Rudy Schlais, un ejecutivo de GM que se jubiló en 2001 de su cargo como presidente de la división de Asia-Pacífico de la empresa y ahora asesora a varias automotrices chinas. “Cuando el agua fluye, empiezan a verse las rocas”.

Tanto Ford como GM restaron importancia a las preocupaciones y expresaron optimismo sobre su negocio chino este año. “Los pronósticos son bastante positivos para 2010… y para el potencial de China en los años siguientes”, aseveró Nigel Harris, un ejecutivo de Ford en China. El portavoz de GM en Shanghai, Michael Albano, dijo que la automotriz ve 2010 con optimismo y tiene intención de mantener su posición de liderazgo en China y lanzar “casi 10” nuevos productos este año, incluyendo una nueva versión de la minivan GL8.

La buena noticia para las automotrices globales es que China ya no será el único gran mercado en crecimiento en 2010, gracias a la recuperación de la economía estadounidense. Las ventas de vehículos en EE.UU. en 2010 probablemente aumentarán 12%, más rápido que en China, según proyecciones de J.D. Power.

Incluso así, el mercado chino seguirá siendo mucho mayor que el de EE.UU., en al menos dos millones de vehículos vendidos. Las ventas en Europa Occidental caerían en 2010, a medida que se vencen programas de incentivos gubernamentales; y las ventas en Japón probablemente caerán, prevé J.D. Power.

Un importante factor en China es también el estímulo gubernamental. El pasado enero Beijing redujo a la mitad los impuestos a las ventas de vehículos con motores pequeños, que representaron de lejos el sector de mayor crecimiento del mercado en 2009. Pero el efecto de dichas políticas de estímulo podría acabar en 2010, señalan los analistas, a pesar de que el crecimiento general de China ha cobrado impulso. Muchos clientes que podrían ser convencidos de comprar un auto de este tipo ya lo han hecho, y algunos analistas creen que los incentivos podrían haber resultado en ventas que de otro modo hubieran ocurrido en 2010.

Para 2010, el gobierno ha reducido su recorte de impuestos a los autos pequeños. Los compradores pagarán 7,5% en lugar del 5% de la tasa en 2009, aunque eso sigue siendo menos que la tasa normal de 10%.

A medida que se ralentiza el crecimiento de las ventas, los analistas esperan más competencia, lo que podría perjudicar a las automotrices con productos un poco desfasados, como Ford. La automotriz lanzó en China una versión totalmente nueva de su subcompacto Fiesta en marzo, y el auto contribuyó a un crecimiento general de ventas de 50% en 2009, a unos 291.800 vehículos, según un cálculo de J.D. Power (las ventas totales de Ford incluyen las ventas de su marca Volvo). Pero su modelo de referencia, el compacto Focus, ya tiene cuatro años y no será rediseñado en China hasta 2011 o 2012, dicen los analistas.

Otro auto de referencia, el Modeo, de tamaño medio, salió en 2007 y no ha tenido muy buena acogida entre los consumidores chinos.

Ha quedado muy rezagado respecto a rivales como el Camry de Toyota Motor Corp. y el Accord, de Honda Motor Co.
Harris, de Ford, dice que el objetivo de la compañía para 2010 en China es crecer más rápido que la industria general. Agrega que Ford podría lanzar “ediciones especiales” de algunos modelos para mantener la novedad y aumentar el número de concesionarios.

Mientras, se espera que GM ponga al día su oferta de modelos este año, con rediseños de sus populares autos compactos Buick Excelle y HRV y una nueva versión de la minivan GL8 a fines de año.

Gracias a la reducción de impuestos en autos más pequeños y al programa de incentivos que animó a residentes rurales a comprar autos nuevos, la demanda de las minivans baratas que fabrica GM con Shanghai Automotive Industry Corp. y Wuling Automobile Co. se disparó en 2009, lo que impulsó las ventas de los modelos GM Wuling en 64% a 1,04 millones de autos. Pero muchas ventas fueron adelantadas por los incentivos de 2009 y Yale Zhang, un analista senior de la consultora estadounidense CSM Worldwide en Shanghai, dice que es improbable que GM pueda mantener la misma demanda con el Wuling y estima que sus ventas caigan casi 6%.

Para Volkswagen AG, el líder del mercado en China, J.D. Power espera que las ventas generales para 2010 aumenten 5,5% a 1,53 millones de autos, menos que el pronóstico de crecimiento general para la industria.

Fuente: http://www.portafolio.com.co (18/01/2010).