Los directivos del sector automotriz prevén en los próximos cinco años un incremento de las fusiones y adquisiciones motivadas por las necesidades tecnológicas y el exceso de capacidad.

Este es el vaticinio de dos centenares de ejecutivos de todo el mundo entrevistados por la consultora KPMG para conocer la tendencia del sector en los próximos años.

Los ejecutivos coinciden en prever estabilidad, nuevas inversiones y crecimiento para los próximos cinco años, en tanto la rentabilidad y las altas tasas de desempleo seguirán constituyendo una preocupación del sector.

El estudio global sobre el sector realizado por KPMG International muestra que los directivos siguen enfrentándose a determinados obstáculos, incluidas las altas tasas de desempleo, especialmente en Estados Unidos, unos mercados de crédito en recuperación pero aún limitados y la falta de claridad en cuanto al impacto de las nuevas regulaciones y programas de estímulo.

Consideran que la rentabilidad es la mayor preocupación para este año, si bien un 25 por ciento espera que crezcan los resultados, casi el 40 por ciento prevé que esta rentabilidad sea estable y un 33 por ciento pronostica un descenso.

Aunque los resultados arrojados por el estudio de este año son considerablemente más positivos que los del anterior, los directivos de todo el mundo siguen siendo cautos, prestando especial atención a los cash-flow y al control de costos, en opinión de Marcelo Veiga, responsable de Operaciones en el Sector Automoción de KPMG en España.

Los directivos creen que las compañías más favorecidas serán aquéllas que sean capaces de aumentar su cuota de mercado en un entorno económico incierto, aprovechando al máximo las cadenas de suministro y productos globales.

Ante la pregunta de cuáles serán las marcas que incrementen su cuota de mercado durante los próximos cinco años, los directivos apuntan a nuevos fabricantes de vehículos chinos e indios, así como el mantenimiento de los ya existentes: Kia/Hyundai, Toyota, Honda y Volkswagen.

Ford ha doblado su resultado a este respecto en relación al año anterior, ya que un 29 por ciento de los encuestados espera que incremente su cuota de mercado este año, frente al 13 por ciento del año anterior. GM y Chrysler continúan en la parte baja de la clasificación en cuanto a expectativas de cuota de mercado.

Casi las tres cuartas partes de los participantes en el estudio de KPMG opinan que se incrementará el número de alianzas, fusiones y adquisiciones entre fabricantes de vehículos durante los cinco próximos años, así como entre los proveedores y distribuidores.

Entre los factores específicos para acometer alianzas, fusiones y adquisiciones se incluye exceso de deuda y riesgo de quiebra (89 por ciento), acceso a nuevas tecnologías y productos (84 por ciento), potenciales sinergias en productos (83 por ciento), y acceso a nuevos mercados y clientes (82 por ciento).

A pesar de los significativos recortes de producción realizados en los últimos años, casi nueve de cada diez directivos sigue preocupado por el exceso de capacidad.

Ante la pregunta de cuáles son las cuestiones más importantes que afectarán al sector global de la automoción durante los próximos 12 meses, el 85 por ciento de los participantes se ha decantado por el desarrollo de nuevas tecnologías, mientras que algo más del 84 por ciento señala la creación de nuevos productos y otro 80 por ciento por la reducción de costos.

La gran mayoría de los participantes en el estudio de KPMG ha manifestado que la venta de vehículos híbridos puede ayudar al sector de la automoción a restablecer su situación previa a la crisis.

Un 93 por ciento ciento cree que la venta de híbridos será la que experimente un incremento más acusado en los próximos cinco años, seguidos por los vehículos de combustible alternativo (83 por ciento) y los utilitarios de bajo costo (82 por ciento).

Sobre la evolución de la demanda, más del 37 por ciento cree que el crecimiento más rápido se dará en el Sureste asiático, mientras que algo más del 30 por ciento cree que el crecimiento será más acusado en Europa del Este.

Fuente: Web Report KPMG (07/01/2010)