El futuro es hoy, aunque pareciera que en la Argentina sigue mirando al pasado”, dijo esta mañana Dante Sica, director de la consultora abeceb.com, en su participación en el seminario “Inserción de la Argentina en el nuevo mapa automotriz”, organizado por la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC), con el patrocinio de Deloitte.

Según el experto, el principal problema que enfrenta el sector es que “no existe una política automotriz, la última data de los 70 y 80, desde entonces sólo se han tomado medidas aisladas, pero que no han permitido corregir las deficiencia de gobernanza adentro de la cadena de valor”.

De todas formas, de la mano de la reactivación de la economía brasileña y de la creciente participación del mercado interno en la absorción de la producción y de las exportaciones originarias de la Argentina, el experto vaticinó que la fabricación local podrá ascender en 2010 a unas 680.000 unidades.

Incluso, en lo referente al mercado doméstico, el director de abeceb.com consideró que “la previsión es de mínima, porque no se toma en cuenta el efecto potenciador que podría ejercer el desatesoramiento de los dólares que salieron del sistema financiero en los últimos 20 mesesy que comenzó a revertirse desde el comienzo del cuarto trimestre”.

En materia de balance de divisas, Sica estimó que el año próximo podría alcanzarse el equilibrio en lo que respecta al intercambio de automotores con el resto del mundo, en cambio prevalecerá el déficit en lo que respecta al segmento de autopartes.

Acelerando hacia el 2020

El líder global del grupo automotriz de Deloitte, Martín Hoelz, destacó que en los próximos diez años se asistirá a una profunda transformación en la estructura del mercado automotriz mundial, tanto por efecto de las nuevas tendencias hacia el uso de tecnologías limpias “auto verde”, como al envejecimiento promedio de la población, el aumento de las ciudades con más de 10 millones de habitantes.

Según el experto, “la industria automotriz será testigo de los cambios más dramáticos en las preferencias de los consumidores en sus 100 años de historia, los cuales se reflejarán en la reestructuración de la oferta, con inversiones, transformaciones y fusiones, en medio de casos de quiebras y concursos de acreedores que generará la concentración del mercado; mayor peso de los autos pequeños y ecológicos, aunque también aparecerá una nueva demanda de autos medianos y grandes en la nueva población de alto poder adquisitivo en las economías emergentes”.

Vaticinó Hoelz que “en el corto plazo se asistirá a una mejora de la disponibilidad de financiamiento, ventas de activos a gran escala y la aparición de nuevos jugadores y consolidación, en particular en los mercados emergentes”.

Mientras que para el trienio posterior se proyectan “cambios estructurales significativos, con nuevas compañías que surgirán de las reestructuraciones, con nuevas tecnologías y modelos de negocios, para adaptarse a un mercado que en un 80% del crecimiento estará concentrado en los segmentos B, C y D, es decir los más pequeños”.

Fuente: Infobae (16/12/09)