Al igual que lo hizo la semana pasada ante la Cámara de Diputados, la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) representada por su presidente, Eduardo Solís Sánchez, acudió al Senado para plantear las medidas que requiere este sector para incentivar sus ventas en el mercado interno.

Al aprovechar el espacio de consulta ante las comisiones unidas de Hacienda y Crédito Público, así como de Estudios Legislativos, Solís Sánchez planteó en conjunto con otros organismos empresariales, su rechazo a la propuesta de Consolidación del Impuesto Sobre la Renta por considerarlo violatorio de la Carta Magna, así como del Paquete Fiscal en general al inhibir la inversión y la generación de empleos.

Asimismo, se reiteraron las medidas de apoyo necesarias para la industria automotriz, entre las que se subrayó la eliminación de la tenencia que tendría un costo fiscal cero, al implementar un gravamen de 350 pesos por vehículo, incluyendo los de más de 10 años.

En un comunicado, AMIA refirió que las otras propuestas que componen la petición de la industria para reactivar el mercado es la deducibilidad inmediata en el territorio nacional, aumentar la misma hasta 400 mil pesos, eliminar el Impuesto Sobre Automóviles Nuevos (ISAN) de manera emergente, aprobar un fondo de cinco mil millones de pesos para un Programa Nacional de Renovación del Parque Vehicular (recuperación de 300 mil unidades), así como permitir la deducibilidad de inversiones productivas en el sector.

Con base en datos proporcionados por la industria, la carga fiscal en la compra de vehículos nuevos llega a superar el 30% del valor de las unidades, de ahí que se requiere disminuir las mismas para poder incentivar la venta.

La industria automotriz mexicana representa el 17.3% del PIB manufacturero, al tiempo que representa más del 21% de las exportaciones manufactureras y genera cerca de un millón de empleos formales.

Fuente: Revista T21 (México) (27/10/09)