El Gobierno de Estados Unidos lanzó su programa de incentivos “Dinero por Chatarra” el 24 de julio de 2009.

Bajo este esquema, los consumidores estadounidenses reciben hasta 4.500 dólares en devolución de impuestos federales por renovar sus vehículos antiguos con otros más ecológicos y eficientes en el uso de combustible.

El programa utilizó el monto aprobado de 1.000 millones de dólares en seis días, al vender bajo su esquema 250.000 vehículos.

Como consecuencia, el Congreso autorizó una extensión de 2.000 millones de dólares para que el plan siga operando hasta el 30 de septiembre.

Por su parte, los concesionarios estadounidenses anunciaron un plan alterno de renovación para los usuarios que se quedaron fuera del programa del Gobierno.

El proyecto autostimulusplan.com permitirá adquirir también automóviles de segunda mano anteriores a 2007.

Fuente: CNN (11/08/09)