Nissan usará un préstamo oficial de US$ 1.600 millones para equipar una planta en Tennessee que fabricará autos eléctricos e híbridos. Con esta inversión, la automotriz japonesa aspira a convertirse en el mayor vendedor de vehículos eléctricos de Estados Unidos.

Los fabricantes de automóviles están preparando vehículos eficientes en el consumo de combustible en respuesta al aumento de los precios del petróleo y el cambio climático vinculado con las emisiones de carbono.

Aun con ayuda gubernamental para la fabricación y la compra, el alto precio y la menor autonomía de esos vehículos podrían limitar el mercado a menos de los 150.000 que Nissan construirá en la fábrica por año.

Los actuales costos de las baterías de litio-iones que pueden propulsar un auto a 160 km cuestan hasta US$ 30.000, pero, según Menahem Anderman, CEO de Advanced Automotive Batteries, podrían caer a cerca de US$ 15.000 para 2015 a medida que mejoren las técnicas de producción.

La demanda inicial en los Estados Unidos será al menos de 7.500 vehículos eléctricos entre 2011 y 2013, junto con cerca de 60.000 autos híbridos que se recargan enchufándolos a un tomacorriente, debido a los requisitos en California en el marco de su programa «vehículos de emisiones cero».

Mercado emergente

La nafta costaba un promedio de US$ 2,48 el galón en Estados Unidos el 17 de julio, según la AAA (American Auto Association). Ese precio alcanzó un máximo de US$ 4,11 por galón el 15 de junio del año pasado.

«Los autos eléctricos son un mercado emergente», explicó en un correo electrónico Louie Palmer, jefe del programa de vehículos eléctricos en Nissan. La compañía planea empezar a hacer autos libres de emisiones contaminantes en Estados Unidos hacia 2012. El préstamo gubernamental también financiará una fábrica de baterías de litio-iones cercana a la planta de Smyrna, que producirá para equipar hasta 200.000 autos al año.

La flexibilidad para hacer diferentes tipos de autos avanzados permitirá que la demanda «determine el equilibrio óptimo entre los vehículos de cero emisiones y los de bajas emisiones», dijo Palmer. El pronosticador del sector, CSM Worldwide, prevé que la producción global de vehículos eléctricos subirá a 132.067 en 2015 desde 7.115 unidades al año.

En tanto, un estudio económico de la Universidad de California en Berkeley este mes predijo que los vehículos eléctricos representarán un 64% de las ventas en Estados Unidos hacia 2030, suponiendo que los precios se mantengan bajos permitiendo a los conductores arrendar juegos de baterías que puedan canjearse rápidamente.

Fuente: Bloomberg (22/07/09)