La industria automotriz mundial pasa por su peor crisis, pero la inversión desarrollo y mano de obra prevén que México se mantendrá como uno de los principales productores del mundo en el mediano plazo.

“México es un lugar atractivo para atraer inversión foránea producto de la reestructura global de la industria”, dijo en un reporte BBVA Bancomer

Apenas el lunes pasado Volkswagen confirmó la fabricación de un nuevo modelo y la inversión de 1,000 millones de dólares en la planta de Puebla, la única fábrica que la armadora alemana tiene en América del Norte.

Para la entidad representa una gran oportunidad, ya que la industria automotriz contribuye con aproximadamente el 28% de su economía y el 4% del empleo.

Pese a que el entorno de corto plazo es complicado, una caída de 42% en la producción del primer semestre, el reordenamiento del sector a través de la reestructura de los tres principales fabricantes, General Motors, Chrysler y Ford, abren una ventaja en el mediano plazo.

Al cierre de 2008 se fabricaban en México 24 modelos de automóviles, el 80% para exportación, principalmente a Estados Unidos, país en el que se ha ganado participación de mercado pese a las menores ventas en general.

Esta participación se puede incrementar ante el cierre de plantas y la crisis automotriz en otros países, debido a que, según BBVA Bancomer, la industria automotriz mexicana tiene al menos cinco puntos a su favor:

  1. El tipo de vehículos que se fabrican en el país y las características de la producción (plantas relativamente nuevas, pequeñas, flexibles, con una cadena de proveedores instalados, mano de obra barata y especializada, elevada productividad y desde luego, cercanía geográfica con Estados Unidos, seguirán manteniendo su atractivo.
  2. Los vehículos que se fabrican en el país figuran entre los 10 más vendidos durante 2008, como la serie F de Ford (primer lugar), el Chevrolet Silverado (segundo lugar) y GMC Sierra (quinto Lugar).
  3. El tamaño relativamente pequeño de las plantas en México ofrece ventajas al poder utilizar su capacidad instalada con mayor intensidad que a las grandes naves de manufactura de Michigan o Canadá. El año pasado la capacidad de utilización de planta en México fue de 85% contra el 74% de las de Estados Unidos, según PriceWaterhouse, firma de consultoría.
  4. Costos laborales más bajos en México: 3.0 dólares por hora contra los 21 dólares en Canadá y 25 en Estados Unidos, sin considerar el paquete de compensaciones que negocia el Sindicato de Trabajadores Automotrices estadounidense (UAW por sus siglas en inglés) a favor de los trabajadores de la industria.
  5. La depreciación del peso (que durante 2009 podría ser de 35% respecto a 2008), lo que hace aún más competitiva a la mano de obra mexicana y algunos otros insumos de producción nacional.

Producción

Aunque todavía es incipiente durante junio la producción de cinco de las siete armadoras instaladas en el país aumentó, aunque la de General Motors, el líder durante 2008, redujo en 73% su producción total al iniciar paros en sus principales plantas.

Toyota aumentó 58% su producción en junio pasado respecto a mayo, mientras que Volkswagen subió 20.3% mes a mes.

Nissan, que en este año se convirtió en el principal productor del país, aumentó 16% la producción con más de 32,000 en junio.

“En el corto plazo hay dudas en la recuperación de la industria automotriz, porque México está como productor de las tecnologías anteriores”, dijo Carlos Canfield investigador del Instituto tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, Campus Estado de México.

Fuente: CNN (22/07/09)