Tras una tensa jornada, los más de 500 empleados de la autopartista Mahle lograron cobrar sus salarios. La tensión comenzó cuando los empresarios de la empresa alemana advirtieron que no contaban con los fondos para hacer frente al pago de salarios de junio.

Y para colmo, la patronal debía presentarse ayer, junto con los trabajadores, en una reunión convocada por las autoridades de la cartera laboral de la provincia de Santa Fe, pero no acudieron.

Es por eso que los operarios de la fábrica temieron por el pago de sus salarios, pero a última hora de ayer, el dinero apareció y los trabajadores cobraron sus haberes.

A pesar de la buena noticia, el delegado de la empresa, Claudio Maldonado, se mostró desilusionado del faltazo empresario.

“Queríamos novedades de cómo iban las negociaciones” respecto de la constitución de un fideicomiso estatal para garantizar la continuidad productiva de la planta, dijo apesadumbrado a Buenos Aires Económico. Y en función de ello sostuvo: “Esperamos novedades lo más rápido posible, pero nos pidieron paciencia”.

Por otra parte, Maldonado informó que los trabajadores levantaron el corte de la calle ubicada frente a la fábrica, aunque decidieron continuar con la toma pacífica de las instalaciones ubicadas en avenida Perón al 5600, iniciada el pasado 24 de abril cuando los dueños de la firma dispusieron cerrar sus puertas.

“Hemos dispuesto levantar el piquete que estaba en la calle, como una medida más conciliadora pero no nos quedamos dormidos y si esto no se soluciona vamos a seguir la lucha que iniciamos hace casi tres meses”, señaló.

Los trabajadores esperan con ansias la próxima reunión convocada para el 28 de julio en la Secretaría de Trabajo del Ministerio de Trabajo de la provincia de Santa Fe, a la que están invitados Mahle y los representantes de los trabajadores.

Maldonado se mostró esperanzado de recibir más definiciones en esa ocasión, ya que el 31 de julio vence la conciliación dictada podas autoridades.

FIDEICOMISO.

La semana pasada el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, tomó las riendas de la negociación por la empresa e indicó a los trabajadores que en la fábrica ocurrirá algo similar a lo que pasó en la papelera Massuh. Esto es, se constituirá un fideicomiso estatal que gerenciará la empresa para garantizar su continuidad de la producción.

El único dato que Moreno ofreció a los trabajadores sobre la operatoria con la trabajarán es que el fideicomiso se financiará en la sección Fideicomiso del Banco Nación. Lo mismo ocurre con Massuh.

La empresa alemana Mahle decidió cerrar su planta en la ciudad de Rosario y desde fines de abril la fábrica se encuentra paralizada.

Tras el cierre, el Gobierno intervino -a través del Comité de Crisis integrado entre otros por los ministros de Trabajo y Producción, Carlos Tomada y Débora Giorgi y el propio Moreno- para intentar encontrar un comprador.

La idea fue, no sólo preservar las fuentes de trabajo, sino también la producción de aros de pistón que es considerada crucial, porque Mahle es la única planta que los fabrica en el país y si dejaran de hacerse allí, deberían importarse.

Fuente: BAE (22/07/09)