Dentro del Gobierno estaría ganando consenso la idea de transformar a la autopartista Mahle en una cooperativa gestionada por sus propios trabajadores, pero con asistencia estatal. Con ese singular modelo de estatización se procuraría evitar la repetición del “modelo” Massuh, cuyo gerente general es secretario de Comercio, Guillermo Moreno. Esa fue la propuesta que anoche un colaborador de la ministra de la Producción, Débora Giorgi, le acercó al propio Moreno en una reunión del Comité de Crisis, del cual también participa el ministro de Trabajo, Carlos Tomada.

Giorgi y Tomada tuvieron activa participación en la búsqueda de un inversor privado que se hiciera cargo ante el anuncio del cierre de Mahle Rosario, una fabricante de aros de pistón con 530 operarios. Hubo tres candidatos que mostraron su interés, pero no llegaron a un acuerdo. Hace ya una semana, Moreno y Giorgi anunciaron a ejecutivos de Mahle la decisión de estatizar la planta. Pero todavía no resolvieron cómo la concretarán.

En teoría, el destino de Mahle debería ser decidido desde Producción, pero es claro el interés de Moreno dentro de todo ese proceso.

El secretario de Comercio gestiona el “día a día” de Papelera Quilmes, el nuevo nombre de la estatizada Massuh. En ese caso, el Estado acordó pagar un canon a Héctor Massuh por alquilarle la planta que él mismo había cerrado en febrero ante la caída del mercado exportador.

Fuente: Clarin (21/07/09)