El presidente de México, Felipe Calderón, anunció la puesta en marcha de un programa de renovación vehicular con un presupuesto inicial de 500 millones de pesos, cuyo objetivo es impulsar la recuperación del sector automotriz ante la afectación por la crisis económica.

México, sostuvo, “puede y debe ser la punta de lanza de la recuperación del sector automotriz, incluso a nivel mundial”, con la aplicación de dicho programa y por las diversas ventajas competitivas que ofrece.

En el Programa de Renovación Vehicular podrán participar los propietarios de vehículos de 10 años o más de antigüedad, quienes obtendrán un subsidio o transferencia de 15,000 pesos por parte del gobierno federal para la compra de una unidad nueva.

Los propietarios de vehículos deberán llevar sus autos a las propias agencias o a un centro de reciclaje para que sean destruidos, y así sustituir el parque vehicular ineficiente o contaminante, indicó.

Mediante este programa se podrán adquirir vehículos que no excedan los 170,000 pesos, producidos en México o que estén armados en los países con los que tenemos tratados de libre comercio, y que sean vendidos por fabricantes de autos establecidos en este país.

Señaló en que el programa contará con un presupuesto inicial de 500 millones de pesos, y anunció que le dará un seguimiento puntual pues dependiendo de los resultados observados, esa suma se podrá ampliar hasta en mil millones de pesos.

En la clausura del 7 Congreso Internacional de la Industria Automotriz, el mandatario dijo que sería muy deseable que las empresas constructoras en México, los distribuidores y las entidades federativas “hicieran su parte”.

De esa manera, subrayó, sumado a este esfuerzo del gobierno federal, se podrán multiplicar los recursos para el éxito de esta iniciativa de renovación vehicular y se podrá recuperar la demanda interna.

La crisis mundial presenta enormes retos para el sector automotriz y para toda la economía, admitió, pero “en la adversidad podemos y debemos encontrar, porque la adversidad nos obliga a ello, oportunidades de desarrollo”.

Dijo que precisamente la crisis puede y debe convertirse en oportunidades para que este importante sector pase por un proceso de rediseño y reinvención.

Que ese proceso, agregó, sea capaz de innovar, desarrollar y poner al servicio de los consumidores nuevas tecnologías, más amigables con el medioambiente y eficientes en el uso de energía y combustible.

Es una oportunidad también para que la industria automotriz y de autopartes que hay en México, tome todas las ventajas que tiene y para mantenga y aumente su liderazgo en la industria mundial del sector.

Calderón sostuvo que México puede jugar un papel “clave” para la recuperación del sector, si se considera el tipo de cambio, las variaciones en el costo de combustible y otros factores asociados a la competitividad.

De acuerdo con reconocidas consultoras internacionales, comentó, México se ha posicionado en el presente mes como una plataforma productiva más eficiente respecto a sus competidores, en términos de costos.

Hizo ver que, por ejemplo, la consultora “Alix Partners” ubica a México por debajo de China, India y Brasil en su índice de costos de manufactura, ya que ofrece condiciones más competitivas para la actividad industrial.

Subrayó que “AT Kearney” ha encontrado que México tiene un menor costo de transporte en comparación con Brasil y China, lo cual no es extraño por la enorme ventaja competitiva que significa estar “a la puerta” del mercado más grande del mundo, “aún con sus problemas”.

A su vez, dijo que el “Boston Consulting” señaló la fortaleza de México respecto a China en industrias como la automotriz, por su posición geográfica privilegiada, su fuerza laboral altamente especializada y su capacidad de respuesta ante cambios en el mercado.

Fuente: CNN (15/07/09)