En medio de la crisis automotriz, México se colocó por primera vez en la historia como el proveedor externo número uno de este sector en el mercado estadounidense, escalando del tercer lugar y dejando atrás a sus rivales de Canadá y Japón.

En el primer cuatrimestre, las exportaciones mexicanas de automóviles, vehículos pesados, autobuses y autopartes a Estados Unidos sumaron 10,124 millones de dólares.

Dejó así atrás a Canadá, con 9,789 millones de dólares, y a Japón, con 7,966 millones, según las últimas cifras del Departamento de Comercio de EU.

“México puede representar una muy buena opción en este proceso de reestructuración del sector automotriz y, si tiene capacidad para atraer inversiones en el mediano plazo, se puede posicionar como uno de los líderes”, dijo Ricardo Haneine, analista de AT Kearney.

En el 2008, Japón ocupó la primera posición entre los principales proveedores automotrices de Estados Unidos, mientras que del 2005 al 2007, el líder fue Canadá. México mantuvo siempre la tercera posición.

Entre todas las compras automotrices externas del mercado estadounidense, la participación de México pasó de 17.7 a 23.9%, del 2005 al 2009.

Lourdes Rocha, analista de Banamex, destacó que México cuenta con ventajas comparativas en América del Norte, como menores costos laborales y plantas más nuevas en promedio, además de lanzamientos constantes de nuevos modelos, por los menos uno cada año.

Agregó que a México han llegado nuevas inversiones para vehículos pesados, como las Isuzu, y de camiones ligeros, como las de Toyota, además de que cuenta con una red competitiva de empresa de autopartes, sobre todo de primer nivel como Delphi, Boch, Desc, Rassini y Nemak.

Si bien México lideró la proveeduría automotriz a Estados Unidos en el primer cuatrimestre, en sí no fue una buena noticia. En ese periodo las importaciones automotrices del mercado estadounidense fueron la mitad frente a las del mismo lapso del 2008.

“La baja en la demanda ahora es estructural, pero México está bien posicionado y podría salir fortalecido”, concluyó Haneine.

Trasladan producción

En tanto, General Motors anunció, sin especificar la fecha, que este año trasladará de Oshawa, Canadá, a Silao, Guanajuato, la producción de sus camionetas Silverado y GMC Sierra en versión híbrida.

Lo anterior, debido a una baja en la demanda de este tipo de vehículos por el aumento en el precio de los combustibles.

Fuente: El Economista (México) (22/06/09)