Las diferencias entre el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, y buena parte del Gabinete volvieron a quedar al descubierto a raíz de las complicaciones en la venta de la autopartista alemana Mahle. Cuando el conflicto que mantiene en vilo a 500 trabajadores en la planta de Rosario parecía estar resuelto con la aparición de Ramiro Vasena como comprador, las negociaciones se estancaron nuevamente.

De un fuerte aval inicial por parte del Gobierno, ahora el Banco Nación dejó trascender que el crédito que estaba negociando el candidato para poner en marcha la fábrica no saldrá por falta de capacidad de repago y garantías. En este contexto, los trabajadores volvieron a tomar la planta por tiempo indeterminado.

El preacuerdo que habían firmado Mahle y Vasena, y que vencía el miércoles, fue prorrogado hasta el 30 de junio porque algunos puntos de la operación aún no fueron resueltos. “Se avanzó en consenso sobre ciertos puntos relevantes y las partes continúan negociando el contrato definitivo”, se esmeraron en aclarar fuentes allegadas a Mahle. Sin embargo, y pese a que Vasena les transmitió a los representantes de la UOM que las trabas se vinculan con unos 56 juicios de empleados de la planta, el escollo principal es el financiero. El empresario no obtendrá el préstamo de $ 40 millones del Banco Nación y aún debe presentar algunos papeles para avanzar con el del BICE, por $ 15 millones; y la adquisición depende de que salgan esos créditos.

Por eso, mientras que desde algunos sectores del Gobierno insisten en que se analizarán otras ofertas –como las de Taranto y la metalúrgica Estany– y que se quedará con la empresa “el mejor”, las fuentes cercanas a Mahle aclararon que las negociaciones con Vasena continúan y que, incluso, le acercaron “otro banco para que evalúe su situación”. Desde la cartera de Producción, el mensaje fue bien claro. “Nunca tuvimos candidatos favoritos. Si Vasena no es, se analizarán otras propuestas. Lo importante es que los trabajadores no se van a quedar en la calle”, dijeron fuentes ligadas a Giorgi.

Desde el Banco Nación también dejaron trascender las internas dentro del Gobierno. “Ni con el apoyo de Moreno le podemos aprobar el crédito”, señaló un directivo de la entidad que preside Mercedes Marcó del Pont.

Planta tomada

De creer que hoy la presidenta Cristina Fernández reabriría la planta, los trabajadores de Mahle se desayunaron anteayer con que la venta de la fábrica nuevamente está en stand by. Es por ello que ayer decidieron tomar nuevamente las instalaciones rosarinas por tiempo indeterminado hasta recibir una respuesta en firme sobre el traspaso del paquete accionario de Mahle. En principio, la medida de fuerza se mantendrá por diez días, período en el cual se extendió la negociación. De todas maneras, las partes acordaron que la empresa pagará a sus empleados los sueldos correspondientes a junio, incluyendo el aguinaldo.

Al respecto, la viceministra de Trabajo provincial, Alicia Ciciliani, aseguró ayer que “se está discutiendo la letra chica” y que las demoras por sellar el traspaso “son normales”. Pero el delegado de los trabajadores, Claudio Maldonado, aseguró que “el plazo era hoy –por ayer–” “Dimos tregua hasta acá porque creíamos que la cosa se iba a solucionar”, agregó, preocupado.

Fuente: Cronista (19/06/09)