General Motors y Magna fijaron el 15 de julio como el plazo para acordar la venta de una participación mayoritaria en Opel -la unidad alemana de GM- al grupo de partes de autos canadiense y su socio ruso Sberbank. Según un cable de la agencia Reuters, Siegfried Wolf, copresidente ejecutivo de Magna, dijo que esperaba la “firma final” para dentro de cuatro o cinco semanas, después de lo cual esperarían las aprobaciones regulatorias necesarias antes de concluir el acuerdo a finales de septiembre.

Apenas 48 horas después de los comentarios de Wolf, el presidente de GM Europe, Carl-Peter Forster, confirmó el plazo para un acuerdo definitivo para julio, y su conclusión para septiembre.

Durante el tiempo que GM esté bajo el Capítulo 11 de protección por bancarrota, y hasta que concluya la venta a un nuevo inversor, el 65 % de las acciones de Opel están en poder de un fideicomiso establecido para asegurar que el préstamo por 1.500 millones de euros (u$s 2.080 millones), extendido por Alemania, no sea malversado. Oferentes rivales como Fiat y Beijing Automotive Industry, aún esperan que el diálogo con Magna no prospere para retomar negociaciones con GM.

Fuente: Cronista (18/06/09)