El gobierno de EE.UU.  rechazó la solicitud de un nuevo rescate de US$ 10.000 millones por parte de los fabricantes de autopartes, argumentando que la industria no corre un riesgo sistémico y que debe consolidarse, informó una asociación del sector.

Fuente: La Nación (17/06/09)