Las políticas en materia automotriz que lleva a cabo el Gobierno Federal de México no permiten incentivar una renovación del parque vehicular mexicano, asegura Melgar de México.

En el caso de países, tales como Alemania y Francia, donde las ventas automotrices han caído, señala la consultora en un estudio, se han implementado programas que incentivan la compra de vehículos nuevos, lo que ha permitido si no su recuperación total si su estabilización, a su vez que se renueva su flota automotriz.

En México, critica, los programas anunciados no se han ejecutado correctamente o solo se mencionan pero no se llevan a cabo quizás por la falta de compromiso de los gobernantes o porque no se llega a un consenso real entre este órgano rector y el sector privado automotriz.

Otro gran problema en el deterioro automotriz mexicano, señala, son las excesivas cargas fiscales que provoca la adquisición de un automotor (IVA, ISAN y Tenencia, principalmente) y que las autoridades gubernamentales no han querido modificar ya que les deja una gran entrada de efectivo, a pesar de que se pueden dar soluciones por otro lado que les generaría similar o igual ingreso.

Las resoluciones que tomen el Gobierno mexicano, así como las asociaciones para levantar esta industria, menciona, deben ser ejecutadas inmediatamente antes de que el problema se agrave más de lo que ya está.

Al menos en los últimos meses, subraya, se ha visto el interés de las asociaciones del sector por exigir ayuda a las autoridades gubernamentales, pero sin una adecuada respuesta ni un consenso entre las partes involucradas (Gobierno y sector), cualquier plan o programa no funcionará.

Se espera, comenta, que la venta automotriz en México no rebase las 800,000 unidades este año, cuando el año pasado se comercializaron 1.07 millones de vehículos (ligeros y pesados) de acuerdo a asociaciones del sector y además se cuenta con un mercado potencial de entre 2 y 2.5 millones de unidades vendidas por año, volumen que no se espera alcanzar por lo menos en los próximos diez años (estimación de Melgar de México).

Asimismo, añade, se calcula que, actualmente, se tiene un parque vehicular de 23 millones de unidades (datos de Melgar de México), del cual 64.78% corresponde a unidades legales y el 35.22% son unidades regularizadas e ilegales, cuando en el 2000 el parque vehicular legal representaba el 78.20% y las unidades regularizadas e ilegales reportaban el 21.80%.

Este último dato, considera, nos da una idea de la gran incidencia en pro de automotores “viejos” usados que han tenido las reformas automotrices por parte del Gobierno de México (decreto de agosto 2005 y apertura del mercado en el marco del TLCAN) y el poco interés que éste muestra por promover a la industria automotriz mexicana que da sustento a cientos de miles de mexicanos.

Estos datos, señala, nos llevan a pensar que el futuro inmediato para muchas empresas de autopartes será el Mercado de Repuesto, ya que este mercado crece considerablemente, apoyado principalmente por los vehículos de procedencia extranjera que ingresan al país de forma ilegal, que hoy en día significan 1.3 millones de unidades al año y que requerirán cambiar muchas partes para su correcto, o al menos temporal, funcionamiento.

Fuente: Terra México (17/06/09)