Tras los paros y protestas del fin de semana, los trabajadores mecánicos agrupados en Smata acordaron ayer con los directivos de la automotriz Renault un incremento salarial no remunerativo para el primer semestre y la estabilidad laboral de los 1.300 operarios de la terminal ubicada en la provincia de Córdoba hasta diciembre próximo. El convenio repite el esquema que el gremio ahora conducido por Mario Manrique selló en mayo pasado con el resto de las automotrices y que en los hechos significó la postergación formal de la paritaria hasta el segundo semestre.

Según el principio de acuerdo alcanzado ayer, los operarios de Renault recibirán una suma fija no remunerativa de $ 1.200 para el período enero–julio, además de un premio especial de $ 600 y el mantenimiento de las categorías de convenio. La propuesta, que será homologada en los próximos días por las autoridades laborales de la provincia, fue aprobada por el personal a cambio del compromiso empresario de garantizar los puestos de trabajo y mantener los niveles de producción, según explicaron desde la delegación cordobesa del gremio mecánico. En ese sentido, el nuevo entendimiento reformula la garantía de estabilidad que el gremio y la empresa habían acordado hasta mitad de año y extiende el compromiso de evitar despidos hasta el 31 de diciembre.

El convenio alcanzado entre las partes puso fin a varios meses de un conflicto que se profundizó el viernes pasado cuando los mecánicos de Smata paralizaron en forma parcial la producción de la planta Santa Isabel de Renault para presionar por la definición del incremento salarial. Las huelgas por turnos y las protestas de los operarios se extendieron durante el fin de semana hasta que ayer se destrabó la negociación.

Para el gremio, la clave del acuerdo se vincula con la garantía de estabilidad. Es que en la actualidad al menos un tercio del personal mecánico de las terminales está incluido en un esquema de suspensiones, situación que abre un escenario de incertidumbre sobre el futuro laboral de alrededor de 10.000 operarios.

Una preocupación similar comparten los referentes de la conducción de la UOM, otro de los gremios industriales más poderosos, que mañana volverán a reunirse con las cámaras empresarias de la actividad para definir el aumento salarial para el personal del sector. En el sindicato que lidera Antonio Caló aspiran a consensuar el pago una suma fija no remunerativa de $ 400 hasta octubre, que no ponga en riesgo el mantenimiento de las fuentes de trabajo en la actividad metalúrgica.

Fuente: Cronista (09/06/09)