Créditos subsidiados para facilitar la venta de 100.000 vehículos: El Provincia de Buenos Aires y el de Córdoba devolvieron la plata a la ANSeS.

Si faltaba alguna evidencia más para confirmar el fracaso del sistema de créditos subsidiados para comprar autos, ayer se ocuparon de ofrecerla dos de los mayores bancos públicos de la Argentina: el Banco de la Provincia de Buenos Aires y el de la provincia de Córdoba, confirmaron que devolvieron la plata que habían pedido prestada a la ANSeS casi sin haber dado un solo préstamo.

El presidente de Banco de la provincia de Buenos Aires, Guillermo Francos, admitió ayer ante Clarín que “devolvimos 98 millones de pesos sobre los 100 millones que nos habíamos adjudicados en la licitación”. Explicó que desde diciembre del año pasado hasta ahora sólo se concretaron 15 operaciones y que frente a la imposibilidad de encontrar interesados en sumarse, decidieron reintegrar los fondos a la ANSeS.

En tanto, fuentes del Banco de la provincia de Córdoba confirmaron que tampoco tuvieron éxito con esa operatoria. En este caso, devolvieron la totalidad de los 100 millones de pesos que habían obtenido a través de la licitación. Ni siquiera llegaron a ofrecerlos a sus clientes.

Según la explicación que dan en la entidad, “el pliego de la licitación tiene un problema operativo, porque establece la obligación de otorgar préstamos con tasas combinadas fijas y variables en un plazo de 48 meses. Y nuestros sistemas sólo permiten otorgar unas u otras. Y dado que el tiempo que imponía para su aplicación era de dos meses, no nos era posible hacer el esfuerzo para adaptar toda la operatoria. Los márgenes de rentabilidad son muy chicos y hacen que sea inconveniente”.

Además, en el Banco de Córdoba aseguran tener una operatoria propia “que marcha a todo vapor” y que resulta más conveniente para quienes buscan financiación para comprarse un auto.

La licitación para repartir el cupo de algo más de 200 millones de pesos para la compra de autos se concretó el 17 de diciembre de 2008. Esa fue la única licitación que se hizo para tal fin y se la adjudicaron entre el Banco de la Provincia de Córdoba y el Provincia de Buenos Aires. En menor medida, accedieron a fondos el Banco Nación y el Banco Credicoop.

La tasa que se fijó para todos los bancos fue 16,2% para los primeros 18 meses de plazo. Para los 30 meses restantes se estipuló una tasa variable equivalente a la Badlar -la que rige para los préstamos del Banco Central a las entidades- más la sobretasa que se aplique en cada caso. En aquel momento esto equivalía a un 24% anual de interés.

La intención original del Gobierno fue impulsar la producción y venta de 100.000 unidades cero kilómetro con este sistema. Así lograría sostener la actividad económica en medio de la crisis. Pero algún cálculo falló.

Fuente: Clarín (05/06/09)