Es para producir un nuevo modelo en la planta de la automotriz en Santa Fe y evitar despidos.

La presidente Cristina de Kirchner afirmó ayer en Santa Fe que «el mundo cambió», pero el modelo que el Gobierno nacional puso en marcha en 2003 «sigue siendo el mismo», y dijo que asistirá «siempre a Rosario, a Santa Fe y a todos los lugares en donde hayan dificultades».

Cristina asistió a la planta de General Motors en la localidad santafesina de General Alvear, para firmar un convenio de préstamo de $ 259 millones a la compañía.

La mandataria advirtió que ese apoyo no es «discurso y retórica, sino llevar a la práctica y a la gestión ideas y políticas concretas», basadas en la producción y el trabajo.

«Esto es una política de Estado, que vamos a seguir sosteniendo en todas aquellas actividades y empresas, o regiones y provincias con dificultades, para apostar siempre al trabajo y la producción», expresó.

Cristina explicó que el préstamo a la General Motors se trata de una operación «sumamente conveniente», tanto para la empresa como para los trabajadores, en la que la ANSES coloca en la compañía 70 millones de dólares a devolver en 120 cuotas (Ambito dice 48, pero son 120), un monto que implica el financiamiento del 58 por ciento del proyecto Viva.

Se trata de un plan basado en la producción del Chevrolet Beat, eje de «una familia de autos chicos», que ya comenzó a desarrollarse en Santa Fe y saldrá al mercado en 2010.

«Este préstamo no es de un banco ni de una entidad financiera, como debiera ser en cualquier economía capitalista, sino que proviene de la ANSES, es dinero de los trabajadores argentinos, que además de prestarse en buenas condiciones de rentabilidad financiera, va a sostener la fuente de empleo de más de 2.500 trabajadores altamente calificados», expresó la Presidente.

Detalló que la devolución del préstamo se basará en la «tasa Badlar más 600 puntos fijos» y que estará garantizado por una hipoteca sobre la planta -que cuesta el monto total-, más una prenda flotante sobre 1.500 vehículos y además contratos de exportación de la firma.

Destacó en ese sentido que la planta santafesina cuenta con trabajadores altamente calificados, con un promedio salarial superior a los 4.000 pesos.

También informó que parte del convenio incluye al vínculo directo con la producción de 300 millones de dólares de autopartistas, porque el Gobierno puso la condición de que el nuevo proyecto deberá contar con un creciente componente de autopartes de origen nacional.

Cristina recordó su anterior visita a la planta santafesina el 19 de julio de 2007, con el marco de «un mundo completamente diferente al de hoy».

Dijo que entonces había sectores que rechazaban toda intervención del Estado y querían dejar al mercado toda regulación, sin control alguno.

Pero observó que así como esos paradigmas cayeron en el mundo, «diametralmente opuesto», el Gobierno nacional sigue sosteniendo el mismo modelo, basado en la producción y el trabajo, y no en la renta meramente financiera.

Agregó que «algunos auguraban que con la crisis nos íbamos a derrumbar, que iba a dispararse el índice de desempleo, auguraban todo tipo de déficits».

Fuente: Ambito Financiero (05/06/09)