Mientras se diluyen con resultado casi nulo los esfuerzos por impulsar la venta de autos cero kilómetro con créditos oficiales, la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) prestará dinero por aproximadamente 400 millones de pesos a tres automotrices locales, para apuntalar sus inversiones y su nivel de actividad.

Se trata de General Motors, Peugeot-Citroën y Mercedes Benz, esta última hasta el momento la única que ya recibió fondos del organismo dedicado a administrar los fondos jubilatorios.

Los desembolsos de la Anses a estas tres empresas serán los únicos en efectivo, otorgados de manera directa, sin intermediarios. A mediados de mes, el organismo que encabeza Amado Boudou suscribió 30 millones de pesos de un bono de $90,1 millones que colocó Mercedes Benz en la Bolsa, para prefinanciar la venta de sus camiones y buses brasileños, y de su utilitario Sprinter, fabricado en Rafael Castillo.

Según fuentes del mercado, la Anses aplicará un esquema similar para Peugeot-Citroën. La automotriz francesa saldría a vender un bono de entre $180 y $200 millones, de los cuales la Anses le aseguraría un piso de colocación de entre $70 y $80 millones. Los términos de esa asistencia son negociados por el número dos del organismo, Sergio Chodos.

Es esta semana que está previsto anunciar el desembolso más fuerte de fondos públicos para una automotriz. Será el jueves, en las afueras de Rosario, donde llegará la presidenta Cristina Fernández para anunciar un crédito de la Anses de entre $200 y $300 millones, que garantizaría el tramo final de la inversión de GM en su nuevo modelo BIBA. Según trascendió, la Anses tomaría como garantía del préstamo la propia planta, hecho que alimentó los rumores sobre una intervención de la compañía por parte del Secretario de Comercio, Guillermo Moreno.

El Gobierno otorga además un subsidio mensual de 600 pesos por persona, a través del Ministerio de Trabajo, que hoy cobran 1.100 trabajadores de Peugeot-Citroën, 1.559 de Volkswagen, 750 de Iveco y 330 de Ford, según un estudio de la industria elaborado por abeceb.com.

En total, son poco más de $2 millones por mes para las terminales afectadas, que así pagan 75% del salario bruto. Los $600 se pagan aparte, en ventanilla de bancos oficiales. El 4 de diciembre, la Presidenta anunció la asignación de fondos de la Anses por 3.100 millones de pesos para financiar la venta de 100.000 autos durante este año, sumados a otros $ 650 millones para la venta de utilitarios y camiones.

Hasta el momento, según datos de los concesionarios nucleados en Acara, fueron patentados poco menos de 3.000 vehículos adquiridos con créditos de la Anses, por un total de $90 millones.

La partida original es de $3.750 millones. En carpeta, el Ministerio de la Producción aguarda la reglamentación de la nueva ley 26.360 de promoción industrial. La ministra Débora Giorgi cuenta con un presupuesto de $1.200 millones en desgravaciones para otorgar este año. De ese monto, unos $400 millones corresponderían a inversiones de las terminales.

Un dato curioso: a pesar de que son filiales de dos de las más grandes corporaciones del mundo, General Motors y Ford de Argentina no están inscriptas ante la Inspección General de Justicia como sociedades anónimas. GM Argentina es una sociedad de responsabilidad limitada (SRL), mientras que Ford es una sociedad en comandita (SCA), figuras que caracterizan a empresas que comienzan desde mucho más abajo.

Fuente: Clarín (01/06/09)