Vino el anuncio, luego la aclaración, más tarde la rectificación y, entonces, la ampliación. Discursos, publicidades, comunicados. Requisitos estrictos al principio que dieron lugar a condiciones más amplias al final. Listas de modelos cortas, medianas y largas. Una línea de financiamiento, o tres o cinco.

El plan del Gobierno para impulsar la venta de autos ya cuenta por lo menos con diez lanzamientos, en los que se comunicaron datos a veces complementarios y, otras veces, directamente opuestos. Para muchos de los actores del sector éste fue el motivo por el cual en el medio año que pasó desde el primer anuncio -efectuado por la presidenta Cristina Kirchner- apenas se concretaron el 5,2 por ciento de las 100.000 operaciones que, como mínimo, se pretendían alcanzar con la iniciativa en el primer año.

Esos 5220 autos, cuya financiación fue efectivamente aprobada por la Administración Nacional de la Seguridad Social (según datos oficiales hasta el 15 de este mes), representan apenas el 0,85% del total de vehículos que se vendieron en la Argentina el año anterior, sin que hubiera necesidad de ningún plan de incentivo. La decepción de los empresarios es aun más fuerte porque el plan para sostener la industria automotriz fue -después de la obra pública- la iniciativa anticrisis a la cual el gobierno nacional decidió inyectarle más recursos estatales.

El 4 de diciembre pasado, la Presidenta convocó a ministros, gobernadores, empresarios y sindicalistas para presentarles el paquete de 13.200 millones de pesos, hasta entonces en manos de la Anses, que serían destinados a mitigar el parate económico. De ellos, 3100 millones serían para incentivar la compra de autos (y favorecer la llegada al 0 km de quienes hasta ahora no podían), y 650 millones para financiar la venta de utilitarios y camiones.

Nueve anuncios más tarde, el plan ya no está más dirigido a quienes carecían de automóvil propio y casi la totalidad de esos fondos prometidos siguen en manos del Estado. Días atrás, el director ejecutivo de la Anses, Amado Boudou, informó que hasta ahora apenas pudo inyectar 164 millones de pesos en la industria automotriz.

De buenísimo a malo

“El plan es buenísimo, pero si vos tardás seis meses en terminar de confeccionarlo y en el medio falla el sistema administrativo, porque la Anses tarda cuatro meses en acomodarse, entonces pasa a ser malo”, evaluó el dueño de una concesionaria que tuvo participación en la elaboración del programa. “La implementación fue mala y lenta; algo así no se puede remontar.”

Las expectativas despertadas por el plan y las dificultades que aparecieron en su instrumentación, señalan fabricantes y vendedores, produjeron un fenómeno inesperado: más gente se acercó a las concesionarias, pero como los agentes de venta -que cobran por comisión- querían asegurarse la operación, no ofrecían el plan del Gobierno porque no se sabía cuándo el cliente iba a poder recibir su vehículo y, en cambio, intentaban convencer al eventual comprador de elegir otra alternativa de financiación.

“Ahora hay que convencer al cliente de que vuelva al concesionario. Se complicó porque la Anses era un organismo que no estaba acostumbrado a este tipo de operaciones”, dijo, en un estricto off the record , un gerente de una de las terminales.

En otra de las automotrices fueron aún más enfáticos: “El plan del Gobierno no funcionó, fundamentalmente porque, al principio, se lanzó sobre autos base, sin aire acondicionado ni dirección asistida, que nadie quería”, consideró una fuente de esa terminal.

La idea original del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, era que las terminales pusieran en venta “un auto barato para el peronista pobre”.

“El problema es que ahora el amigo Moreno está queriendo hacer ver que funcionó. Entonces, ha reunido a las terminales para pedirnos que digamos que funcionó”, reconoció un ejecutivo de una de esas empresas.

Agradecidos

Un analista que tiene fluido diálogo con casi todas las automotrices radicadas en la Argentina señaló: “Algunas empresas dicen que el plan le está funcionando bien en el interior, como Volkswagen, y otras dicen que no pasa nada, como Ford. Globalmente nadie se muestra muy entusiasmado, aunque sí, todos muy agradecidos”.

Las cifras de los financiamientos aprobados por la Anses hasta el 15 de mayo muestran que la automotriz alemana fue la más beneficiada: se quedó con el 34,4 por ciento del total (sigue Peugeot-Citroën con el 30,2 por ciento). Por otra parte, Ford, con el 7,7 por ciento, fue la segunda menos beneficiada. La lista la cierra la francesa Renault, que capturó sólo el 2,3 por ciento de los fondos.

De todos modos, aclaró el analista, para las terminales locales resulta más significativo que la demanda brasileña siga alta a que el plan del Gobierno sume nuevos compradores. Sucede que el principal socio comercial del Mercosur es el mercado extranjero más relevante para las exportaciones automotrices locales. “La industria aquí tiene un ojo puesto en lo que pasa en Brasil”, graficó el analista.

La estrategia para fomentar el consumo

JUEVES 4 DE DICIEMBRE DE 2008

El lanzamiento

En la quinta de Olivos, la presidenta Cristina Kirchner anunció el plan, una de las primeras iniciativas oficiales para paliar los efectos de la crisis mundial.

DOMINGO 4 DE ENERO DE 2009

La puesta en marcha

El jefe de la Anses, Amado Boudou, dijo que al día siguiente [lunes 5] estarían “los formularios en las concesionarias” para que empezara a funcionar el plan.

SABADO 10 DE ENERO DE 2009

Primera ampliación

La Asociación de Concesionarios (Acara) brinda detalles del plan para taxis, anunciado en diciembre de 2008 por Cristina Kirchner, también en Olivos.

MARTES 24 DE FEBRERO DE 2009

Segunda ampliación

La ministra de la Producción, Débora Giorgi, anuncia en Olivos la inclusión de los vehículos de alta gama producidos en el país. Se eliminan algunas restricciones.

SABADO 16 DE MAYO DE 2009

La tercera ampliación

Mediante una publicidad en los diarios, las terminales y concesionarios informan otra modificación, que incluye tres modalidades de financiamiento.

Fuente: La Nación (31/05/09)