La escasez de repuestos y partes para el ensamblaje de los vehículos en el país ha dado al traste con la empresa GMV, que anunció un cierre de operaciones para el mes de junio. El gerente del departamento de repuestos Chevrolet en Monagas, Omar Montaigne, explicó: “la venta de piezas se mantiene en niveles normales, lo que preocupa es el suministro”. Las solicitudes de piezas de recambio se reciben del departamento de postventa de la empresa y ante la carencias en las provisiones, hemos tenido que crear un sistema integrado de información, para pedirlas en otras regiones.

Los fabricantes de autos han sentido los embates de la crisis, a lo que Montaigne comentó, que General Motors ha decidido instalar sus fábricas en varios países del mundo, entre los que se mencionan Brasil, Corea y Japón, con el objetivo de ahorrar costos. A estas necesarias estrategias hay que agregar la tardanza en la entrega de divisas por parte de Cadivi, lo que ha complicado la adquisición de repuestos y partes para importación, refirió Montaigne. Esta sequía de moneda extranjera obligó a la empresa GMV a anunciar la suspensión de operaciones para dentro de un mes, puesto que se enfrentan al agotamiento de las existencias, según declaraciones de su presidente, Ronaldo Znidarsis, a un diario de circulación nacional. La planta tiene 29 años en el país, siendo líder en ventas. 

El año pasado tuvo que olvidarse de su proyección de colocar 160 mil unidades y en este nuevo período ha visto descender sus ventas 40 por ciento. Cadivi tiene seis meses sin aprobarle divisas, pero igualmente si las otorgara hoy sus operaciones de ensamblaje se reanudarían en el mes de septiembre. El tiempo de reposición de las automotrices se dilata considerablemente, lo que les exige planificar a futuro, con mucha antelación, mientras proveedores internacionales suspendieron sus órdenes de despacho debido a que les adeudan hasta un año. 

Desde el momento en que se emite la orden de producción hasta que la mercancía llega al país, pasan por lo menos tres meses. Desde Asia se envían las partes para ensamblar los carros, y entre ellos el más vendido es el Aveo. Hasta la fecha la deuda actual con los proveedores extranjeros alcanza 1.200 millones de dólares. Hay que destacar que en esta fábrica trabajan al menos 4 mil trabajadores, quienes a mediados del 2008 realizaron una protesta, suspendiendo por más de cuatro meses el ensamblaje. Las ventas de repuestos en el estado Monagas han mermado, así como también cerrado algunos concesionarios.

Fuente: Entorno Inteligente (Venezuela) (25/05/09)