El pasado mes de abril es considerado como el “peor” en lo que va del año para la industria automotriz en México, al reportar una caída en ventas mayor a 35 por ciento.

Sin precisar cifras, fuentes del sector adelantaron una caída importante en ventas durante los últimos días de abril, por la suspensión de actividades con motivo de la emergencia sanitaria en el país, aunada a la falta de acciones para reactivar el mercado interno y a la entrada de vehículos “chatarra” procedentes de Estados Unidos.

“La emergencia sanitaria tuvo impacto en la industria automotriz y en toda la industria”, que se sumó a problemas previos en el sector a nivel mundial, como los paros, “aunque reconocemos que primero está la salud de los mexicanos”, dijo el presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), Eduardo Solís. 

Desde el inicio de la emergencia sanitaria, la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), recomendó a las agencias automotrices sumarse a las medidas de contingencia y suspender sus operaciones comerciales hasta el cinco de mayo pasado.

Esto contribuyó para que abril destacara como el peor mes para las ventas en el sector automotriz, luego que en enero tuvo una caída de 28.1 por ciento, en febrero de 29.2 y en marzo de 19.8 por ciento.

En esas condiciones, el presidente de la AMIA, Eduardo Solís, dijo que el sector insistirá en impulsar un programa para renovar el parque vehicular en el país, lo que incentivaría la industria.

“En cuanto al Programa de Renovación del Parque Vehicular, tenemos señales muy positivas por parte del Ejecutivo y Legislativo de la urgente necesidad de promover en el mercado nacional un programa como éste”, sencillo y que estimule la demanda, dijo.

Como ejemplo de que los programas de chatarrización funcionan, expuso que como consecuencia del apoyo, Alemania logró crecer en su mercado interno 18 por ciento de enero a marzo.

Fuente: El Financiero (11/05/09)