El conjunto de países europeos con ayudas directas para la adquisición de automóviles está plantando cara al desplome de la industria motor.

Mientras la venta de coches en España ha sufrido la mayor caída de la historia el pasado mes de abril (-45,6%), Alemania, uno de los 11 países que ya ha puesto en marcha un plan de incentivos a la compra, registró una subida en abril del 19,4% en las matriculaciones, alcanzando las mejores cifras desde 1999 en la suma de los cuatro primeros meses de 2009.

Los incentivos del gobierno de Angela Merkel, el país que ofrece mayores ayudas a la compra, con 2.500 euros, a cambio de entregar un coche de más de nueve años y de adquirir otro que cumpla las normas Euro 4 sobre emisiones, han logrado reanimar el mayor mercado del motor europeo. La Asociación de Importadores de Vehículos (VDIK) prevé que las ventas sigan creciendo vivamente durante los próximos meses.

Sin embargo, Alemania no está sola en los resultados más que positivos de las ayudas a la compra de automóviles. También Italia y Francia han podido frenar la caída abrupta de las ventas, con una bajada en torno al 7% respecto a abril de 2008.

En Italia, donde las ayudas varían entre 1.500 y 5.000 euros para adquirir turismos y entre 2.500 y 6.000 euros para comprar vehículos comerciales, las matriculaciones de automóviles cayeron un 7,5% en abril, situándose en 188.406 unidades.

Según los datos del Ministerio de Transportes de Italia presentados el martes, se han vendido en el mercado italiano 728.167 vehículos durante los cuatro primeros meses del 2009, lo que supone un retroceso del 16,35% respecto a las cifras del ejercicio anterior. En España, la caída en el año acumula un descenso del 43,7%.

Los datos de Francia, aportados el lunes por la Confederación de Constructores Franceses de Automóviles (CCFA), suponen también una nueva esperanza para el mercado del motor. Las entregas de automóviles en el mercado francés han sufrido una reducción del 7% en comparación con el mismo mes del ejercicio anterior, cifrándose en 184.706 vehículos, según adelantó la patronal del sector.

Asimismo, en los cuatro primeros meses del año, las matriculaciones en Francia se situaron en 690.162 unidades, lo que se traduce en un retroceso del 4,8% respecto a los datos del mismo periodo de 2008.

España se va quedando sola

Eslovaquia, Holanda, Alemania, Francia, Italia, Austria, Portugal, Rumania, Luxemburgo, Chipre y más recientemente Reino Unido han reconocido la importancia de incorporar en su legislación ayudas directas para la adquisición de automóviles. Todos, con más o menos éxito, están logrando sino recuperar sus mercados, por lo menos ralentizar las fuertes caídas registradas durante los primeros meses del año.

España, por su parte, pese a la continua caída en las cifras de matriculaciones, sigue rechazando la incorporación a este restricto “club” de países europeos, siendo ya el mercado que está acusando en mayor medida la crisis del sector.

Fuente: BAE (07/05/09)