La reestructuración de Ford Motor Co va por buen camino y la automotriz tiene liquidez suficiente para financiar ese plan, que incluye la conversión de fábricas e invertir en nuevos productos, dijeron el miércoles ejecutivos de la compañía.

Ford, la única automotriz estadounidense que no opera con préstamos de emergencia del Gobierno, también ha seguido consolidando su red de concesionarias, pero no ve necesidad de una severa selección, como la que planean sus rivales General Motors Corp y Chrysler, dijo el presidente ejecutivo Alan Mulally.

“No sólo tenemos liquidez suficiente para financiar nuestro plan, sino que nos estamos quedando absolutamente con nuestra transformación de productos”, dijo Mulally.

El ejecutivo indicó que han habido algunos signos económicos positivos sobre la estabilidad del sector de la vivienda, de la construcción y del bancario, lo que ha relajado un poco la entrega de créditos.

Pero recalcó que la economía definirá si Ford puede comenzar a agregar empleos.

“Creo en nuestro pronóstico de que las cosas comenzarán a darse vuelta en la segunda mitad del año, estamos encaminados a ello”, dijo sobre los pronósticos de ventas de la industria.

Mulally agregó que la bancarrota de Chrysler hasta ahora no le ha significado dificultades con los proveedores de partes, pero la salud de la cadena interconectada de abastecimiento en Estados Unidos es crítica para la reestructuración de Ford.

El presidente del directorio ejecutivo, Bill Ford, dijo a los periodistas que el cierre de fábricas de Chrysler por lo que dure su reorganización y el plan de GM de suspender plantas durante el verano boreal suponen un riesgo para la cadena de abastecimiento de partes automotrices.

“Obviamente, hemos estado haciendo muchos planes sobre nuestra cadena de abastecimiento y, en ciertos casos, los hemos estado ayudando, pero nuestra capacidad para sostener en forma unilateral la base de proveedores, no podemos hacerlo”, dijo Bill Ford.

“Claramente, necesitamos un enfoque más comprehensivo”, agregó.

“El Gobierno está al tanto de este gran problema, el grupo de trabajo (nombrado por el Gobierno para colaborar con la industria automotriz) lo entiende. Cómo piensan lidiar con ella, eso realmente depende de ellos”, agregó.

Los ejecutivos hablaron a los periodistas luego de que Ford anunció inversiones por 550 millones de dólares en lo que era una planta de camiones cerca de Detroit, que será convertida en una fábrica de autos pequeños.

(Reporte de David Bailey y Soyoung Kim; Editado en español por Ignacio Badal)

Fuente: Reuters (06/05/09)