El grupo automotor alemán Daimler anunció ayer que renuncia a su paquete remanente de 19,9 por ciento del capital que posee en Chrysler y al reembolso de la deuda a la que es acreedor. Este acuerdo se concluyó entre Daimler, Chrysler y el fondo de inversiones Cerberus, que compró al fabricante alemán el 80,1 por ciento de la firma estadounidense en 2007.

 El convenio prevé también que Daimler destine 600 millones de dólares a Chrysler durante tres años para alimentar los fondos de retiro y “asegurar el pago de jubilaciones de los ex empleados de Daimler-Chrysler”, señaló el grupo alemán. Por otro lado, otra noticia impactó en el sector automotor mundial: la autoridad antimonopolio italiana impuso una multa de 190.000 euros a Fiat por prácticas comerciales incorrectas por indicación de una asociación de consumidores.