Los ministerios de la Producción y de Trabajo analizarán esta semana otorgarle a la automotriz Mercedes Benz un financiamiento similar al concedido a la fábrica de camiones Iveco. La asistencia fue reclamada por la terminal como condición para mantener sin cambios su plantilla de personal en la fábrica de González Catán.

Fuentes oficiales confirmaron el pedido y dijeron que la decisión final dependerá de un encuentro que mantendrán la semana próxima los ministros Débora Giorgi y Carlos Tomada con la presidenta del Banco Nación, Mercedes Marcó del Pont.

El fabricante de utilitarios planteó la necesidad de recibir un tratamiento similar al que el Gobierno le dio a Iveco, a través de líneas de crédito blandas del Nación para financiar ventas en la Argentina y el exterior.

El pedido fue hecho dos semanas atrás en medio de las negociaciones salariales entre las terminales automotrices y el sindicato de mecánicos (SMATA). Si bien la paritaria avanzó en la mayoría de las fábricas, se detuvo en Mercedes Benz, que alegó no estar en condiciones de hacer frente a ningún aumento sin asistencia financiera. Para agregarle dramatismo al reclamo, sus autoridades dijeron que en la actualidad el nivel de demanda requiere del trabajo de apenas 600 operarios sobre un total de 1.600. Los datos fueron confirmados por fuentes oficiales y del gremio, aunque la empresa no quiso dar precisiones.

Las fuentes consultadas dijeron que la empresa, que fabrica los utilitarios Sprinter, explicó que para este año su previsión de producción será de apenas nueve mil vehículos, contra los 34 mil de 2008. La planta ocupa a un total de 2.500 empleados en González Catán, de los cuales 1.600 reportan al sindicato de mecánicos.

El objetivo de la automotriz es equipararse con Iveco, que el mes pasado obtuvo líneas de crédito del Nación. Sus directivos –que no contestaron los llamados de este diario– aseguraron sufrir las asimetrías del comercio con Brasil, el principal destino de sus exportaciones.

En la audiencia dijeron que mientras el país vecino ubica en la Argentina camiones de más de 300 mil pesos, Mercedes exporta al principal socio del Mercosur utilitarios de 120 mil pesos.

El Gobierno puso hasta ahora especial atención en el sector automotriz. Además de los planes de estímulo a la compra de cero kilómetro, otorgó un subsidio de 600 pesos para 1.100 trabajadores de Peugeot. También analiza subsidiar inversiones de las automotrices en nuevas líneas de producción. Lo evalúa en Peugeot y en General Motors.

El año pasado, la compañía firmó con el gremio una garantía de estabilidad para el personal de planta permanente. En Trabajo dijeron que, durante la audiencia, Mercedes Benz no amenazó con despedir a trabajadores, pero en el gremio manifestaron su preocupación por los siguientes pasos de la empresa.

Fuente: Crítica (26/04/09)