Empujada por una protesta sindical originada en un reclamo salarial, la automotriz Renault cerrará hoy su planta ubicada en la localidad de Santa Isabel, a 10 kilómetros de la capital cordobesa.

El conflicto se originó a partir del pedido del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata), de aumentar el sueldo de los operarios en un 25% (para el período de enero a diciembre de 2009) y de garantizar que no habrá despidos en todo el año. Además, los representantes de los trabajadores reclaman para este año un bono extra de 150 horas, que ya les había sido entregado el año pasado.

La protesta de los obreros comenzó anteayer, y ayer paralizaron la planta por dos horas por turno, con asambleas en los lugares de trabajo, además de realizar un corte en la ruta provincial 5, que comunica Córdoba con Alta Gracia.

Fuentes de la empresa reconocieron la existencia de las medidas de fuerza por un reclamo salarial y dijeron que están tratando de negociar con el sindicato y la Secretaría de Trabajo de la provincia para lograr una conciliación obligatoria. Según el gremio, Renault ofreció una suma fija de $ 1000 hasta junio y discutir en julio la pauta salarial para los próximos doce meses.

El área de comunicación de la automotriz difundió ayer por la tarde un comunicado en el que anunció que la fábrica de Santa Isabel no tendría actividad industrial durante la jornada de hoy “por causa de balanceo de su línea de montaje”. Otras fuentes internas confirmaron que la decisión se tomó debido a la protesta. “Se perdió la cadena de producción y desde los proveedores hasta los ajustes finales se vieron demorados. Por eso tuvimos que resolver no abrir mañana [por hoy], para reacomodar todo el proceso”, dijo una fuente.

Entre el paro parcial de ayer y el cierre de la planta de hoy, Renault habría dejado de fabricar más de 500 unidades. “La semana que viene vamos a tener que reprogramar la producción”, explicaron. En la planta de Santa Isabel se fabrican los modelos Mégane I, Clio II, Kangoo y Symbol.

El secretario adjunto de Smata en Córdoba, Angel Tello, argumentó que tomaron la medida de fuerza “luego de las infructuosas instancias en la búsqueda de un acuerdo salarial”, y anticipó que las protestas continuarán y que podrían intensificarse. Además, no descartó que se extiendan a otras automotrices instaladas en Córdoba para exigir mejoras salariales.

El gremio dijo que con el resto de las empresas recién están buscando comenzar la negociación. Mencionó a Fiat como la siguiente automotriz con la que deberían iniciar un diálogo en busca de una recomposición salarial. Sin embargo, voceros de la automotriz italiana insistieron en que hasta mediados de este año hay un acuerdo que sigue vigente y que no existe, por el momento, motivos para un conflicto laboral. “De hecho, nosotros estamos tomando 240 nuevos operarios porque se reactivó la demanda desde Brasil”, dijeron en Fiat.

Fuente: La Nación (24/04/09)